Cómo preparar el bizcocho de avena y chocolate

Un bizcocho para esperar la hora del té con algo rico, preparados con dos grandes protagonistas, el chocolate y la avena. ¡Anímate a cocinar!

Una preparación suave y con exquisita textura, con el buen ánimo que provoca el chocolate y el lado saludable de la avena. En esta receta, son los finos toques de frutos secos los que potencian sabores, sin duda la suavidad que tu paladar espera para compartir gratas conversaciones a media tarde.

¿Alguien de cumpleaños? Prepara este bizcocho y llévalo de regalo, una textura que se traduce en felicidad, a la que puedes agregar una velita y ya tienes una razón para festejar. ¿Por qué no? Invita a tus amistades y disfruta de un esponjoso sabor.

Ingredientes

  • 2 tazas de harina
  • 1 taza de copos de avena
  • 1/2 taza de azúcar blanca
  • 1/2 taza de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de levadura química
  • 1 cucharada de bicarbonato
  • 1 cucharada de canela
  • 1 pizca de sal
  • 1/2 taza de chips de chocolate
  • 1/2 taza de nueces troceadas
  • 1 taza y media de suero de leche, o bien un yogur natural más un chorro de leche.
  • 2 huevos grandes
  • 1/4 taza de mantequilla en pomada

Cómo preparar el bizcocho de avena y chocolate

  1. A la hora de elaborar el bizcocho hay que poner en un bol los huevos y batirlos bien.
  2. A continuación, añadimos el yogur o el suero de leche y la mantequilla y mezclamos todo.
  3. Por último, se añade todo el contenido del bote con los ingredientes secos y se remueve hasta conseguir una masa grumosa. Los tropezones que lleva son de chocolate y nueces pero se puede echar menos cantidad o sustituirlos por otros similares al gusto.
  4. Prepara un molde de horno engrasado, que sea alargado y bastante alto, porque el bizcocho crece.
  5. Precalentamos el horno a 180º C y vertemos toda la masa en el molde, llegando como mucho a la mitad de su capacidad.
  6. Horneamos durante 50 minutos y comprobamos que esté hecho pinchando con un palillo. Lo sacamos y lo dejamos reposar en una rejilla para que se enfríe.
  7. Decoramos con un poco de ralladura de chocolate blanco, unas nueces y unas frutas desecadas. Un lucido bizcocho que es muy sencillo de hacer pero que sorprenderá a la persona a la que se lo lleves.

Fuente: Dime que es viernes