La UE podría ahorrar casi 25.000 M de kWh al año con innovador sistema para refrigeradores

Si cada compartimento tuviera una puerta se podrían ahorrar miles de toneladas de CO2.

El español Rubén Istúriz de Mutilva, Navarra, explica que una de las acciones domésticas que más gastan energías de forma innecesaria es abrir el refrigerador. Por lo mismo está desarrollando una iniciativa bastante simple, pero que podría ahorrar el consumo eléctrico promedio de cerca de 6.440.000 de hogares.

Al abrir el refrigerador para sacar la mantequilla o una fruta aumenta la temperatura del interior y el equipo debe accionar su sistema de enfriamiento nuevamente para reducir la temperatura de los alimentos. ¿Pero que pasaría si cada compartimento tuviera su propia puerta?

La respuestas son varias. De partida el consumo diario de un refrigerador sin placas (Clase A+) consume 1,1742 kWh en un día. El mismo refrigerador con el sistema de placas de Istúriz consumiría 0,8535 kWh. Es decir podría ahorrar hasta un 27,20% de energía. Para sacar este cálculo, Rubén probó su refrigerador por 3 meses sin las placas y 3 meses con las placas.

Rubén explica que no tiene sentido que todo el refrigerador pierda su temperatura si una persona va usar 180 litros de los 400 litros de su capacidad total. En este caso las placas puertas podrían de mayor utilidad.

El emprendedor, que ahora está buscando financiamiento para llevar a cabo su proyecto, también criticó los indicadores actuales de eficiencia energética en España, acusando la falta de información para manejar estos electrodomésticos de forma eficiente.

La idea parece simple y brillante. Esperamos que algún día se masifique si es tan efectiva como este emprendedor señala.