Conoce el proyecto social Alipús y su mezcal tradicional

Una de las bebidas tradicionales de México es la protagonista de un proyecto que nace en 1999, en el que los productores locales se unen para elaborar este afamado destilado hecho con agave, el mezcal.

Hace un tiempo, Ana nos decía que “para todo mal, mezcal, para todo bien, también”. Tal cual. Así nos contaba de qué forma elegir un buen mezcal, cómo disfrutarlo y compartirlo de la forma tradicional.

Desde esta clásica bebida mexicana nace un proyecto social en el que están involucrados los artesanos locales de Oaxaca, estado de este país centroamericano. En 1999 surge Alipús, denominación del proyecto de la destilería Los Danzantes, quienes buscan mantener la cadena productiva agave-mezcal, la que comienza cuando los agricultores cultivan el agave, lo compran maestros mezcalilleros para luego ser embotellado y distribuido.

mezcalsanluis.jpg

¿Cómo funciona Alipús?

La constante asesoría y el apoyo a los productores locales es la misión de este proyecto, logrando que los productores entren a nuevos mercados. “En las zonas mezcaleras existe un precio estándar de venta por litro de mezcal, la destilería Los Danzantes paga el 30% extra por cada litro a los productores de Alipús, pues creemos en el comercio justo como parte importante de la cadena agave-mezcal“, señalan.

La certificación que reciben los productores locales es por parte de COMERCAM -Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal-. Además, la gráfica que acompaña las botella de mezcal Alipús son obra del maestro grabador Joel Rendón y cada sello que diferencia una de otra, es la representación gráfica de algún elemento particular de la región.

Una iniciativa que busca la generación de ingresos, pero, por sobre todo, la continuidad de una tradición productora en la que participan diversas personas, una cadena en la que se sigue elaborando un destilado con la firma cultural de México.

Más información de este innovador proyecto en Los Danzantes.