Cómo preparar el té de jengibre con manzanilla

Tómalo recién preparado o como refresco, esta combinación de ingredientes no sólo quita la sed, ya que sus propiedades serán bien recibidas por tu organismo sumando bienestar. ¡Salud!

Lo bueno es que la temporada de está abierta todo el año, independiente del frío, la lluvia o el calor. En Sabrosía le hemos dado mucho espacio a esta bebida por ser tan reconfortante y maridar tan bien con algunos de nuestros placeres más grandes: los pasteles.

Somos fans de las bebidas y de las posibilidades que existen al mezclarlas con hierbas, especias y una raíz llena de beneficios para el organismo: el jengibre, tal como esta infusión de jengibre, frutillas y canela, muy refrescante y con el toque dulce de la fruta. En este caso es la manzanilla y el jengibre son los protagonistas de la magia, bebida que puedes tomar caliente o fría, porque, de igual forma, te hará relucir, ayudándote a terminar con algunos malestares.

Ingredientes

  • 1/2 taza de jengibre fresco picado
  • 5 a 6 bolsitas de té de manzanilla
  • 9 tazas de agua
  • miel de abeja para endulzar
  • cubitos de hielo

Cómo preparar el té con jengibre y manzanilla

  1. Primero se debe combinar una taza de agua con la miel en una sartén, revolvemos a fuego alto hasta que todo quede bien mezclado. Luego retiramos del fuego y agregamos el jengibre que previamente hemos picado, dejamos reposar por unos 10 minutos o hasta que el jarabe se enfríe a temperatura ambiente.
  2. El siguiente paso es colocar ocho tazas de agua sobre la estufa hasta que hiervan, cuando estén hervidas echamos agua a una jarra grande con las bolsas de té, dejamos que reposen seis minutos, retiramos las bolsas.
  3. Colamos la mezcla de jengibre y miel y lo echamos con el té que tenemos en la jarra grande.Revolvemos bien y colocamos en la nevera unas tres horas para que esté bien frío cuando lo sirvamos. Lo llevamos a la mesa con mucho hielo. Decora con rodajas de naranja o limón.

Fuente: El Fogón de la Cocina