Pollo asado con hierbas aromáticas y bacón

¿Una cita? Tenemos un plato sabroso para que compartas con esa persona especial. Anda por los ingredientes y prepara un delicioso pollo a las finas hierbas que conquistará.

¿Ya diste el primer el paso? Pues bien, para tu cita romántica tenemos el mejor platillo para enamorar corazones y estómagos, porque este pollo asado con hierbas aromáticas y bacón lo puedes acompañar con vino blanco y disfrutar de sus atractivos sabores y seductores bocados.

Acompaña con unas papitas cocidas y salteadas, más unos cortes de pan fresco, así aprovechas la salsa de la preparación. No pierdas tiempo y reúne los ingredientes. Conquista con la buena mesa, así tendrás los mejores resultados.

Tiempo de elaboración|1 hora
Dificultad| Fácil
Personas|2

Ingredientes

  • 2 cuartos traseros de pollo
  • 4 lonchas de bacon
  • 2 cucharadas de aceite
  • 2 dientes de ajo
  • 1 limón
  • 100 ml. de vino blanco
  • hierbas aromáticas (tomillo, orégano, albahaca, romero…)
  • sal y pimienta

Cómo preparar el pollo asado con hierbas aromáticas y bacón

  1. Antes de preparar el pollo y la salsa que lo acompaña, lo mejor es poner el horno a precalentar a 225ºC, porque en lo que tarda en coger temperatura, tendremos todo listo y así luego nos ahorraremos el tiempo de espera.
  2. Con el horno calentándose, preparamos la salsa. En un mortero, machacamos los dos dientes de ajo pelados, después añadimos el aceite, un poco de piel rallada del limón, así como su zumo, y una buena dosis de hierbas aromáticas al gusto, como orégano, tomillo, albahaca, romero… Removemos bien hasta conseguir una mezcla homogénea y reservamos.
  3. Ahora limpiamos los cuartos de pollo y les hacemos varias incisiones con un cuchillo afilado. Pintamos el pollo de forma abundante con la salsa y los envolvemos con el bacon, ayudándonos con unos palillos para fijarlos bien, pues tendrán tendencia a desprenderse durante la cocción.
  4. Hecho, esto, colocamos el pollo en una bandeja adecuada, añadimos el resto de la salsa si nos ha sobrado algo y horneamos durante 20 minutos. Sacamos el pollo del horno, añadimos el vino blanco y volvemos a introducirlo durante otros 20 minutos, o incluso un poco más, dependiendo de cómo nos guste de hecho.
  5. Lo normal es que el pollo acabe nadando en una salsa abundante, bastante espesa y realmente sabrosa, que podemos retirar y presentar aparte, para que cada uno se sirva la cantidad deseada.

Fuente: Directo al paladar