ONG se reúnen con Ministro de Agricultura de Chile para hablar sobre Ley Monsanto

Hablaron sobre la conservación de semillas en Chile y el uso indiscriminado de transgénicos.

Sara Larraín y María Isabel Manzur de la Fundación Sociedades Sustentables e Iván Santandreu de Chile Sin Transgénicos, se reunieron con el Ministro Carlos Furche la semana pasada para abordar temas como la expansión indiscriminada de los transgénicos en Chile, el Proyecto de Ley de Derechos de Obtentores Vegetales o llamada “Ley Monsanto” y la conservación de las semillas tradicionales de Chile.

Organismos genéticamente modificados

Sobre los organismos genéticamente modificados se le planteó al Ministro los casos de contaminación que han ocurrido en Chile, como la contaminación de semillas de maíz convencional con transgénicos exportadas a Alemania, que obligó a la Unión Europea el año 2011, a realizar una auditoría al SAG; la contaminación de maíces tradicionales de predios cercanos a los semilleros transgénicos en la región de O’ Higgins, la contaminación de la miel con polen transgénico, entre otros. También se le expreso la preocupación por la liberación de transgénicos en el valle de Lluta en la región de Arica Parinacota, donde se cultiva el maíz de Lluta, un recurso genético único en el mundo de incalculable valor que puede crecer en suelos salinos, y que se podría perder por contaminación genética.

El ministro mostro buena disposición a examinar el tema y centrarse en una mayor fiscalización y monitoreo de la efectividad de las medidas de bioseguridad usando la norma existente. También se mostró dispuesto a colaborar con el Ministro de Medio Ambiente en la elaboración un Reglamento a la Ley de Bases del Medio Ambiente que en su artículo 10 exige evaluación de impacto ambiental para la liberación de transgénicos.

Proyecto de ley de obtentores vegetales y recursos genéticos

Sobre la “Ley Monsanto” se le planteo al Ministro el desequilibrio que este proyecto de ley crea entre los derechos de los mejoradores y el de los agricultores, otorgando excesivos beneficios a las semilleras biotecnológicas sobre sus semillas patentadas. En cambio el país no ha avanzado en la protección de las semillas tradicionales, que se están perdiendo aceleradamente por desuso, ni en reconocer los derechos de los agricultores a tener beneficio por el uso de sus semillas, señalándole la necesidad de ratificar el tratado de Nagoya sobre Acceso y Participación Beneficios de los Recursos Genéticos y el Tratado de Recursos Fitogenéticos de la FAO.

Ante esto el Ministro señaló que el ministerio actualmente esta revisando alternativas para avanzar en el tema, siendo la intención no dañar los intereses de los agricultores. También reconoció la necesidad urgente de rescate y conservación del patrimonio de semillas tradicionales de Chile, útiles para enfrentar la sequía y el cambio climático; en avanzar en una agenda de trabajo en recursos genéticos y en apoyar la serie Patrimonio Alimentario de Chile, liderada por el FIA. Esta serie consiste en publicaciones de alta calidad que muestran y valorizan el patrimonio alimentario de la tierra y del mar de cada región de Chile.

La Fundación Sociedades Sustentables y Chile Sin Transgénicos valoraron la disposición del Ministro de avanzar en los temas planteados.