Cómo preparar la pavlova

Prepárale a papá el mejor dulce para despertarlo por la mañana y desearle el mejor y más rico día.

Sorprende a papá con un postre exquisito, tipo pastel, en su día, porque con esta pavlova sacarás aplausos y besos de tan deliciosa que es. Se trata de un merengue crujiente, cremoso y ligero. Su origen aún esta en disputa entre Australia y Nueva Zelanda, pero a nosotros no nos interesa eso, lo que importa es aprender a prepararla y disfrutar de su linda presentación y gran sabor.

Apunta los pasos y cocina a papá esta belleza, acompañando de su café preferido. ¡Feliz día, rey de la casa!

Ingredientes

  • 160 g de claras de huevo a temperatura ambiente
  • 20 g de azúcar blanquilla normal
  • 130 g de azúcar glas
  • Esencia de vainilla
  • ½ cucharadita de postre de Maicena
  • 1 cucharadita de vinagre

Para el relleno

  • 300 g de nata para montar de 35,1% de materia grasa
  • 50 g de azúcar glas
  • Unas fresas

Cómo preparar la pavlova

  1. Primera fase: preparación del merengue. Precalentar el horno a 110º, calor arriba y abajo.
  2. Montar las claras hasta que estén duras. ¿Tiempo? tienes que ir viéndolo, porque depende de la máquina con la que lo hagas.
  3. Cuando estén montadas casi del todo añadir los 20 gramos de azúcar blanquilla. Una vez montadas y sin cambiar de bol añadir el azúcar glas, la esencia de vainilla, la media cucharadita de Maicena y el vinagre.
  4. Envolver con cuidado toda la mezcla ayudándonos de una espátula.
  5. Preparar un papel de hornear y dibujar un círculo de unos 20 cm de diámetro con un lápiz —puedes hacerlo hasta de 24 cm— ayudándote de un plato, por ejemplo. Dar la vuelta al papel —para que lo dibujado quede debajo— y ponerlo en la bandeja de hornear. Una vez puesto el merengue cuanto menos lo movamos mejor.
  6. Poner una primera capa gruesa de merengue y extenderlo dentro del círculo que hemos hecho, con la ayuda de una espátula.
  7. Echar más merengue por los bordes con una cuchara, y dejarlo como caiga. Cuanto menos lo movamos más bonito queda. Dejar un hueco en el centro como si fuese un nido.
  8. Honear 45 minutos a 110º, y hora y media más a 100º. Abrir el horno un poco y dejarlo enfriar dentro de él. Usar al día siguiente.
  9. Segunda fase: relleno. Montar la nata en un bol frío. Cuando esté casi montada añadir el azúcar glas. La cantidad que pongo es orientativa: puedes poner más o menos. Date cuenta que la base de merengue es muy dulce.
  10. Poner las fresas por encima y servir inmediatamente.

Fuente: Webos Fritos