Cómo preparar la pastafrola

Un dulce de la cocina argentina directo a tu mesa, acompañado siempre del rico mate. ¡A disfrutar!

En Argentina saben de dulces. Ya conocíamos su inclinación por las medialunas y los alfajores, pero poco sabíamos de esta tarta artesanal que también es común en Uruguay y Paraguay. La pastafrola -o pasta frola- es una masa cubierta con dulce de membrillo, tradicionalmente, ya que también hay quienes utilizan otras mermeladas y el cotizado dulce de leche para un relleno fabuloso.

Para la superficie se hacen tiras de masa, logrando formas cuadriculadas que se tostarán luego en el horno. Para disfrutarla aún más, las y los argentinos la acompañan con un buen mate, donde la conversación siempre fluirá en torno a los buenos sabores.

Haz la prueba y prepara este dulce de origen italiano y comparte la mesa con tus comensales, sumando las bondades del mate entre historias y risas. Una prueba más de las maravillas de la comida y la bebida pueden hacer por un encuentro, dándole el toque que la amistad y la familia merecen.

Tiempo de elaboración| 1 hora 45 minutos

Ingredientes

  • 125 gramos de Manteca
  • 120 gramos de Azúcar
  • 1 Limón (ralladura)
  • 1 Yema
  • 1  Huevo
  • 250 gramos de Harina Leudante
  • 300 gramos de Dulce de Membrillo
  • 2 cucharadas de Azúcar
  • 1 o 2 chorritos de Vino tinto o guindado

Cómo preparar la pastafrola

  1. Aplaste la manteca con el azúcar, la ralladura, la yema y el huevo, hasta convertir todo en una pasta. Súmele rápidamente la harina y una todo en un bollo tiernísimo, sin amasar. Si hiciera falta, agréguele un poco más de harina para que no se pegotée. Forre con dos tercios de la masa la tartera y déjela un rato en la heladera
  2. Corte el dulce de membrillo en trocitos y póngalo en una cacerolita junto con las 2 cucharadas de azúcar y el vino o guindado. Revuelva continuamente sobre el fuego, hasta que todo se funda como una mermelada espesa. Retire y deje enfriar
  3. Saque de la heladera el molde forrado con masa y rellénelo cuidadosamente con el dulce de membrillo, extendiéndolo con un cuchillo en forma pareja. Luego estire fino el resto de masa y córtela en tiras de medio centímetro o un poquito más ancho
  4. Cubra con las tiras el dulce, haciendo un enrejado. Termine los bordes en forma prolija, pegándole a la tarta, todo alrededor, otra tira de masa. Recorte los excedentes de los bordes y cocínela en horno caliente hasta que esté doradita (unos 30 minutos). Déjela enfriar en el molde. Recién entonces quítele el aro lateral y sírvala. Y tenga en cuenta que puede variar el relleno a gusto. Si usa dulce de batata, aplástelo con un tenedor y, a lo sumo, enriquézcalo con un poco de esencia de vainilla.
  5. Fuente: Bien Casero