Un paso atrás a Cabo Dorado, una esperanza para Cabo Pulmo

Beijing Sansong International Trade Group y Glorious Earth Group retiran el proyecto actual, para presentar uno nuevo con modificaciones de acuerdo a las preocupaciones relacionadas con el medio ambiente.

La Rivera Desarrollos BCS ha decidido retirar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de Cabo Dorado, con el objetivo de presentar un nuevo proyecto — con su correspondiente manifestación —, considerando las «importantes preocupaciones generadas en relación a los riesgos que pudiera implicar para el medio ambiente y la preservación del Parque Nacional Cabo Pulmo».

La asociación, conformada por Beijing Sansong International Trade Group y Glorious Earth Group, dio a conocer su decisión en una carta abierta dirigida al Presidente Enrique Peña Nieto, al titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan José Guerra Abud, al gobernador del Estado de Baja California Sur, Marcos Covarrubias Villaseñor y al presidente Municipal del Municipio de los Cabos, Baja California Sur, José Antonio Agúndez Montaño, así como al público en general.

Antes de festejar en grande la salvación de Cabo Pulmo, debemos entender que esto sólo es un respiro, ante el cual no se debe bajar la guardia. Mientras tanto, los inversionistas replantearán el proyecto considerando las recomendaciones y las preocupaciones señaladas, según dicen.

…reiniciar este procedimiento con un nuevo proyecto y una nueva MIA, que tome en cuenta en forma detallada las críticas fundadas que se han manifestado y las cuales hemos escuchado con el mayor respeto y detenimiento.

La decisión toma por sorpresa, más considerando que apenas ayer El Financiero publicó una declaración de John McCarthy, asesor del proyecto, mostrándose confiado en que Semarnat daría una respuesta favorable al proyecto. Si no, resaltó, se perdería una inversión de USD 3.600 millones de dólares.

“¿No temen que les vuelvan a cancelar el proyecto? No, la Semarnat ha manifestado que va a emitir una opinión y permisos basados en fundamentos absolutamente técnicos y sí cumple, se lo van a dar” ~ McCarthy

Al final, la asociación dio un paso atrás para replantear el proyecto conforme a las preocupaciones de grupos ambientalistas. Durante este tiempo, se podría reforzar la presión de los inversionistas extranjeros al Enrique Peña Nieto, para que de visto bueno a Cabo Dorado — algo que no se logró con Cabo Cortés en el gobierno de Felipe Calderón —. ¿O por qué tan seguros de que se aceptará la inversión?

Aquí la prioridad es mantener la integridad de Cabo Pulmo y defender este hermoso regalo de la naturaleza. Por mientras, sólo queda mantenernos informados y acercarnos a organizaciones como la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) y Greenpeace México, principales grupos en oposición a este proyecto que generaría gran impacto ambiental en la zona.