Lifestyle

Monte Roraima, un mundo perdido en las alturas

Un lugar tan mágico y rico en naturaleza, que ha sido inspiración de novelas y películas.

En América del Sur, en la sierra Pacaraima, se encuentra una cadena de mesetas tepuyes — cimas planas con impresionantes paredes verticuales —. La más alta de ellas, pareciera por momentos una isla en medio de las nubes; visión que le otorga de cierta magia, así como sus propias características naturales, la riqueza de su flora y fauna endémica.

Este regalo del Precámbrico, es una de las formaciones geológicas más antiguas de la Tierra; se remonta a unos 2 mil millones de años. Sus acantilados tienen una altura de 400 metros por todos sus lados.

La meseta plana tiene una superficie de 31 kilómetros cuadrados y es considerada un punto triple, por pertenecer a 3 países: 85% del territorio pertenece a Venezuela, 10% a Guyana y, el 5% restante, a Brasil.

La meseta ofrece una biodiversidad con condiciones únicas, que da vida su hermosa variedad en flora y fauna. En Roraima llueve casi todos los días del año, combinado con la piedra arenisca de su superficie, se crea un lugar propicio para pequeños arbustos y algas, además de extrañas plantas endémicas.

Pero la riqueza no sólo se encuentra en la superficie; a lo largo de la escalada se pueden apreciar helechos y orquídeas únicas — por eso muchos visitantes prefieren subir a pie en lugar de viajar por helicóptero, para no perderse de este espectáculo de la naturaleza.

Por otro lado, el Monte Roraima es hogar a especies únicas, especialmente de anfibios como Oreophrynella quelchii, conocida comúnmente como la rana de Roraima. Esta especie se considera como vulnerable y, aunque habita en un lugar que podríamos decir se encuentra cerca del cielo, es muy visitado por los turistas — a quienes se les pide no manejar a los animales.

Otra maravilla del Monte Roraima, son sus cascadas cuyas aguas llegan a ríos como el Orinoco, el Esequibo y hasta el mismo Amazonas. De ahí viene la interpretación de su nombre: Grande azulado o Roca rodante o Fecunda madre de los torrentes — me quedo con este último, para describir está hermosa imagen.

El Monte Roraima inspiró la novela El mundo perdido, del escocés Arthur Conan Doyle, publicada en 1912. Esta obra inspiró ha inspirado distintas películas y programas de televisión. Al igual que sirvió de inspiración para la película Up, de Disney/Pixar.

Una joya de la naturaleza, casi un mundo perdido, que podemos conocer y apreciar, aunque sea por medio de estas hermosas imágenes.


Maravillas Naturales es una sección donde hablamos sobre esos lugares en el mundo que debemos conocer. Fallas geológicas, cañones y cenotes. Hermosas playas o islas vírgenes. Si quieres que hablemos de un lugar que conoces o que te haya fascinado, envía tu sugerencia a veoverde@betazeta.com

Tags

Lo Último


Te recomendamos