Los pesticidas también contaminan la Antártida

Las partículas contaminantes no se quedan “atrapadas” en la nieve, como se creía, sino que se extienden por todo el ecosistema de la Antártida.

Toda acción, sea chica o grande, tiene una consecuencia en mayor o menor proporción. Lo que hacemos aquí, repercute allá y la decisión que tomemos hoy, pesará mañana. No hay actividad humana que no impacte el ambiente y al día de hoy lo más que hemos hecho por él es destruirlo.

El trineo de viento es un vehículo eólico que no utiliza una sola gota de gasolina y por ahora se encuentra recorriendo Groenlandia. Es parte de un proyecto científico para estudiar el efecto de las actividades humanas en los casquetes polares.

A lo largo de 35 días, el vehículo cruzó el Polo Sur realizando un muestreo atmosférico desde la Estación Novolazarevskaya hasta el Glaciar Unión, dirigido por el explorador y aventurero, Ramón Larramendi.

De acuerdo al estudio realizado a partir de las muestras recogidas por el trineo de viento en la Antártida, se ha demostrado la existencia de contaminantes orgánicos y pesticidas ahí, donde no habitamos y no cultivamos. Los efectos de nuestra actividad llegan hasta ese gran desierto de hielo, como si el calentamiento global no fuese suficiente daño.

Los contaminantes orgánicos no sólo se dejan ver en la nieve; el agua, la vegetación y las cadenas tróficas del mar en la Antártida también se ven vulneradas ante una serie de bifenilos policlorados (hola, Monsanto) y pesticidas organoclorados como el DDT.

Antes se creía que las partículas contaminantes de vida media a larga quedaban atrapadas en la nieve y de esta manera se alargaba su llegada a la meseta antártica, pero ahora se sabe que no es así, sino que se mueven de regiones templadas a frías afectando el ecosistema entero a su paso.

Por ahora el trineo de viento sigue recogiendo muestras científicas en Groenlandia que serán enviadas al Instituto Pirenaico de Ecología y ya ha recorrido más de 500 km de los 5.000 km contemplados en su ruta. Ojalá sean mejores noticias que las recibidas de la Antártida.

Fuente: La contaminación por pesticidas ha llegado también a la Antártida (El Mundo)