Lifestyle

Mermelada de naranjas

Descubre el delicioso sabor de la mermelada de naranjas y haz de la cocina un lugar de sabores donde aprender valores como la paciencia; una receta para graficar la frase “todo a su tiempo”.

Cultiva el valor de la paciencia con esta receta de mermelada de naranjas. En la cocina no sólo encontrarás exquisitos sabores para disfrutar, también podrás aprender nobles artes como la organización, el valor del tiempo, entre otras cualidades.

La mermelada de naranjas en un preparado que no sólo cubre tu tostada del desayuno, también se puede utilizar en algunas recetas de carnes, por ejemplo. o ser el relleno de tus crepas o panqueques. El gusto dulce con tintes ácidos logra que esta receta sea una de las preferidas para compartir la mesa. Dale una oportunidad en tu cocina; también es una exquisita opción para envasar y regalar. ¿Por qué no?

Desde Cocina para emancipados se desprenden algunos consejos para almacenar la mermelada de forma correcta y segura.

  1. Que los botes sean lo más nuevos posibles. La manera de verlo es mirar la goma de la tapa, por la pare interior. Si ves que la goma es una línea de amarillo intenso, la goma está algo gastada y no ofrece la misma seguridad.
  2. Que los botes estén bien limpios y secos. Aparte de lavarlos con agua y jabón, lo mejor es esterilizarlos hirviéndolos en agua durante 5 minutos. Para secarlos, caliente el horno a 200ºC y luego introducir durante 5 minutos. Así te aseguras de que no queden restos de humedad ni fibras de los paños de secar (ojo, no meter las tapas en el horno, que llevan la goma). Ten mucho cuidado realizando estas operaciones, lo mejor es que te ayudes de unas pinzas para no quemarte.
  3. Al llenar los botes, nunca se deben llenar hasta arriba del todo, deja al menos un dedo de separación entre contenido y tapa.
  4. Asegúrate de limpiar bien los bordes de los botes antes de cerrarlos.

Si la mermelada no se va a consumir con inmediatez, hay que envasar al vacío. Para hacer el vacío en los botes hay 2 maneras:

  1. Llenar los botes con la mermelada todavía muy caliente y al cerrarlos ponerlos boca abajo hasta que se enfríen.
  2. Llenar los botes con la mermelada en caliente o ya fría y al cerrarlos ponerlos a hervir en una olla con agua durante 8-10 minutos.

Importante: si guardas la mermelada durante más de 1 semana fuera del refrigerador, o no la vas a consumir durante algún tiempo, presta atención al sonido del bote cuando lo abras. Si no hace el sonido del vacío, mejor no consumas la mermelada.

Ingredientes

  1. 1 kg de naranjas
  2. 2 limones
  3. 1/2 litro de agua
  4. 400 gr de azúcar

Cómo preparar la mermelada de naranjas

  1. Lava bien las naranjas y los limones. Exprime toda la fruta, vierte el zumo en una cazuela mediana (deberías llenar 3/4 de la cazuela como mucho) y guarda las pepitas y toda la piel.
  2. Recupera la piel de 2 naranjas enteras (4 mitades) y, con un cuchillo, retira la parte blanca interior, para quedarte sólo con el exterior. Hazlo poniendo la parte blanca hacia arriba en una tabla de cortar, aplanándola con la mano y haciendo el gesto de filetear con el cuchillo.
  3. Reserva la parte blanca de nuevo. Corta en tiritas finas la parte exterior y mezcla estas tiras con el zumo.
  4. Extiende la gasa sobre tu superficie de trabajo y pon en el centro el resto de pieles de naranja y limón, las pepitas y la parte blanca de las naranjas que antes has descartado. Haz un hatillo con la gasa y sumérgela en el zumo. Si no tuvieras una gasa de cocina, puedes utilizar un colador.
  5. Deja reposar al menos 8 horas.
  6. Retira la gasa o el colador, exprimiendo bien el contenido para no perder demasiado zumo.
  7. Añade el agua y el azúcar a la cacerola y pon a cocer a fuego medio. Vigila de vez en cuando la cocción y remueve, no debería llegar a hervir fuerte.
  8. Con esta receta se tarda unas 2 horas en llegar a la textura adecuada, siempre a fuego medio. Dependiendo de la potencia de tu fuego puede tardar un poco más o menos.
  9. El truco para saber si la mermelada ya está es poner un poco en un plato pequeño y guardarlo 30 segundos en el congelador. Al sacarlo podrás comprobar la textura.

Fuente: Cocina para emancipados

Tags

Lo Último


Te recomendamos