Lifestyle

Ley antifracking causa polémica en el Gobierno de Cantabria

El fracking consiste en perforar la tierra hasta encontrar lutita e inyectar una mezcla de agua, arena y químicos que fracturen la roca y liberen el gas contenido en ella.

En países como México y Estados Unidos, la palabra fracking ya es conocida. Ahora es España la que comienza a incluirla en su vocabulario. En dicho país se está valorando negativamente la paralización de la ley antifracking, específicamente en el Gobierno de  Cantabria.

Para los que no sepan de qué se trata, el fracking o fracturación hidráulica, es un método que se utiliza para extraer el gas de lutitas o gas shale. El fracking consiste entonces en perforar la tierra hasta encontrar lutita e inyectar una mezcla de agua, arena y químicos que fracturen la roca y liberen el gas contenido en ella. Durante el proceso se utilizan millones de litros de agua que se contaminan y son imposibles de tratar para su reutilización, además desprende enormes cantidades de residuos tóxicos.

Los Ecologistas en Acción , grupo español que quiere preservar el medio ambiente, valora muy negativamente la admisión a trámite, por parte del Pleno del Tribunal Constitucional, el recurso presentado por el Gobierno contra la Ley de Cantabria 1/2013. El pleno del Tribunal Constitucional (TC) suspendió la ley cántabra que prohíbe la fractura hidráulica (“fracking”) en su territorio, como técnica de investigación y extracción de gas no convencional, al admitir a trámite el recurso de inconstitucionalidad del Gobierno.

El Gobierno que dirige Mariano Rajoy considera que la ley cántabra recurrida, al prohibir la investigación de extracción de gas mediante “fracking”, vacía de competencias al Estado en materia de hidrocarburos.

Los ecologistas esperan que la resolución final del Tribunal Constitucional sea favorable a la Ley cántabra, que simplemente recoge la opinión mayoritariamente expresada por toda la sociedad. Y que, ante la incertidumbre del resultado de la mismas, a pesar de que este suspendida, sea lo suficientemente disuasoria para que las compañías implicadas no continúen con esta actividad, que, como la propia Ley recoge:

“Es una técnica para la extracción de gas, que plantea en la actualidad interrogantes tanto desde el punto de vista de la salud como desde la perspectiva de la protección medioambiental, fundamentalmente por la posibilidad de que, con la utilización de esta técnica, pueda producirse contaminación en los acuíferos subterráneos dada la inyección de productos tóxicos y contaminantes, que resultan necesarios para la utilización de esta técnica”.

Uno de los aspectos que no se mencionan, es la gran cantidad de agua que se necesita para extraer el gas y que por las sustancias químicas que se desprenden en el proceso, es imposible reusarla; por lo que de abrirse los 20 mil pozos anuales que se están planteando, se requeriría una cantidad de agua equivalente a la del consumo doméstico de entre 4.9 y 15.9 millones de personas en un año, ello supondría la disminución de la cantidad de agua disponible para otros usos, lo que pondría en peligro el derecho humano a este recurso.

 

Fuente: Valoran negativamente la paralización de la ley antifracking de Cantabria

Tags

Lo Último


Te recomendamos