Lifestyle

Una esperanza para el rescate y la liberación del manatí

En la Reserva de la Biosfera Pantanos de Centla (México), Nikté regresa a su hábitat natural marcando un precedente para el futuro del manatí.

Tenemos excelentes noticias, directo de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), casa de estudios que ha logrado rescatar, rehabilitar y liberar a una manatí llamada cariñosamente Nikté. Suena sencillo pero, en realidad, resulta un gran logro y aprendizaje para el correcto manejo de esta especie en peligro de extinción.

La historia de Nikté comienza hace más de dos años, cuando fue rescatada en el Río Grijalva. El ejemplar fue trasladado a la División Académica de Ciencias Biológicas (DACBiol) de la UJAT, bajo el cuidado de investigadores, profesores y alumnos del campus.

León David Olivera Gómez, responsable del proyecto, y el investigador Darwin Jiménez Domínguez tomaron las debidas precauciones para respetar la naturaleza del manatí. Siendo un animalito simpático y social, resultaba de gran importancia que Nikté mantuviera intactas sus habilidades para sobrevivir en su hábitat natural.

Esta es la primera ocasión que la UJAT logra rehabilitar y liberar a un ejemplar de manatí, con una experiencia previa sin éxito. En 2009, la casa de estudios recibió a dos ejemplares; por su avanzado estado de deshidratación y desnutrición no fue posible sacarlas adelante.

Con la experiencia pasada en el cuidado de los mamíferos de agua, estábamos seguros que en esta ocasión Nikté debía tener cuidados diferentes, por lo que decidimos evitar en la medida de lo posible el contacto entre ella y los seres humanos.

Nikté fue liberada en el Vaso San Pedrito, localizado en la Reserva de la Biosfera Pantanos de Centla. Se le colocó un chip de identificación como especie en proceso de readaptación y un radio transmisor para rastrear su ubicación. Durante los primeros seis meses los pobladores de la localidad se encargarán de verificar que todo vaya bien con el proceso.

Este caso comprueba que el rescate y la liberación del manatí es posible cuando se actúa a tiempo, con sus debidas precauciones. Como lo menciona, Luis Alberto Carbajal,  el delegado federal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), “la universidad es pionera en realizar estas acciones, mismas que serán útiles para rescatar más ejemplares”.

Mientras tanto, en Veracruz, otro manatí de nombre Juventino comienza su rehabilitación. El pequeño de 10 meses de vida pasará un año y medio bajo el cuidado del Instituto de Investigaciones Biológicas (IIB) de la Universidad Veracruzana (UV). Al cumplir dos años será liberado en un sistema lagunar con su respectivo chip y radio.

Juventino fue rescatado con tan sólo 3 semanas de vida presentando una fuerte deshidratación. Fue trasladado a la comunidad de Nacasta, donde se instaló un equipo de investigadores para su rehabilitación. Al ser un manatí tan joven, representa un nuevo reto para los investigadores de la UV.

De acuerdo a la Semarnat, el manatí se encuentra entre 10 especies con mayor peligro de desaparecer en México. Se calcula que en el Golfo de México se encuentran entre 500 y 1,500 ejemplares en su hábitat natural. Gracias a la simpatía de esta especie se pueden crear programas para su protección y el rescate de su hábitat natural.

Fuente: Realizan liberación del manatí “Nikté” (Universidad Juárez Autónoma de Tabasco)

Tags

Lo Último


Te recomendamos