¿Es posible la minería sustentable en México?

La minería es la cuarta actividad económica más rentable de México, pero también una de las más contaminantes.

La minería es la cuarta industria que más ingresos genera para el país, contribuyendo a la economía mexicana con 295 mil millones de pesos, lo que equivale al 3% del PIB.

En 2011 el sector minero generó más de 300 mil empleos directos. México ocupa el 1er lugar en la producción de plata a nivel mundial y se ubica entre los 10 principales productores de 16 diferentes minerales: oro, plomo, zinc, cobre, bismuto, fluorita, celestita, wollastonita, cadmio, diatomita, molibdeno, barita, grafito, sal, yeso y manganeso, principalmente.

Pero, además del crecimiento económico, ¿cómo se logra que el impacto ecológico de esta actividad no rebase los límites permisibles?

Es muy fácil: empleando especialistas ambientales responsables, invirtiendo en equipo y maquinaria que cuenten tecnología de punta.

Se instalan plantas de tratamiento de agua que sanean e incorporan aguas negras a los procesos mineros. Se utiliza el agua en circuitos cerrados para reciclarla y no desperdiciarla, de esta manera no se ocupa agua limpia y esta se puede llevar a las comunidades por medio de sistemas de bombeo que las industrias mineras deben instalar.

Los terrenos se “preparan”, es decir, se instalan recubrimientos especiales para impedir que se contaminen los mantos acuíferos, parecido a lo que se hace en los rellenos saniarios.

Las minas deben cumplir los estándares internacionales y respetar las normas oficiales que evitan y reducen el impacto al medio ambiente.

En cuanto a las normas de salubridad de los trabajadores, en la minería formal se llevan a cabo medidas de prevención y técnicas para minimizar la producción de polvo en el aire:

  • Adecuada ventilación de trabajo.
  • Empleo de mecanismo de aspiración de polvo.
  • Humidificación de los materiales.
  • Aislamiento de cabinas de vehículos y puesto de mando de máquinas en instalaciones.
  • Utilización de equipo de protección personal.
  • Utilización de mandos a distancia para evitar el contacto del personal con el foco de producción del polvo.
  • En 2012, 70% de las minas formales de México obtuvo el “certificado de industria limpia”. Ojalá no esté lejos el día en que podamos llegar al 100%.

    Fuente: Parte de la información fue tomada de la página Sé Responsable.