Estudiantes crean “atrapanubes” para llevar agua a zonas áridas

El atrapanubes o condensador de humedad desarrollado por alumnos de la UNAM podría ayudar a “producir” agua potable para comunidades marginadas.

Seguro has notado las gotas de rocío que se forman sobre el pasto, los árboles, autos o ventanas en las mañanas frías. Estas pequeñas perlitas de agua se forman por la condensación del vapor de agua o la humedad en el ambiente. Es el mismo fenómeno que ocurre cuando un vaso con una bebida fría “suda”.

Si este fenómeno se produce deliberadamente, en teoría podemos “producir agua”. Esto es lo que alumnos de la UNAM pretenden hacer para llevar agua potable a comunidades con fuerte escasez de agua y sin ningún tipo de infraestructura hidráulica a través de condensadores de humedad.

El vapor de agua siempre está presente en el ambiente, lo que harán estos condensadores o “atrapanubes”, es captar la humedad sobre una superficie a “temperatura de punto de rocío” para que el vapor se condense en ella. Así se podrá captar el líquido dependiendo de las condiciones climatológicas.

Uno de los puntos más interesantes del proyecto es que los prototipos diseñados utilizan materiales de bajo costo, fáciles de obtener y reciclables. Algunos de ellos se ocupan en el campo para dar sombra a los cultivos.

La primera fase del proyecto, se intentará determinar las correlaciones entre las condiciones de temperatura y viento en ciertas zonas para encontrar la manera de recrear el efecto donde hay pocos recursos hídricos.

Para estudiar la viabilidad de desarrollar este proyecto se utilizará la clasificación climatológica de la Comisión Nacional del Agua. Este sistema define 6 tipos de clima en el país y cuenta con una base de datos con los factores de altitud, humedad y niebla por municipio de cada estado.

Una vez más, la creatividad supera a los grandes presupuestos para hacer mejoras ambientales. Los integrantes de este proyecto saben que no será suficiente para satisfacer las necesidades de la población de las comunidades pero que es un aporte a la solución del problema.

Proyectos como éste ayudan a la construcción de una cultura verde en las zonas más marginadas del país. Con él no sólo se ofrece una solución ecológica, sino que se educa a la gente que vive del campo a vivir en armonía con la naturaleza, aprovechar los recursos y no sobreexplotar la tierra en la que habitan.

Fuente: Estudiantes de la UNAM desarrollan “atrapanubes” (Milenio)