Los “focos” de botellas recicladas llegan a México

Liter of Light lleva luz a las comiunidades más pobres en México con tecnología sencilla y ecológica.

La creatividad nos permite hacer cosas increíbles aún cuando lo que tenemos en la manos sea considerado basura, nos deja ver más allá de lo común y dar soluciones de simples a problemas muy complejos.

En México cerca del 97% de hogares tiene luz eléctrica, para ese 3% restante y del que nadie se acuerda, nació Liter of Light Mexico (Litro de Luz México), una idea que se originó en Manila, Filipinas cuyo uso se ha expandido por varios países del mundo gracias a su simpleza y utilidad extraordinaria.

Liter of Light México lleva luz a ese sector de la población a la que ninguna otra institución atiende con un invento tan sencillo como innovador: focos hechos con botellas de plástico. Éstas se instalan en el techo de las casas que por lo general son de materiales flexibles y se fijan con pegamento.

Para elaborar los focos se reutilizan botellas de plástico que se rellenan con una mezcla de agua y cloro que luego se instalan en el techo. La luz solar entra por ellas de forma vertical y se refracta en 360 grados e ilumina con una potencia de 55 watts.

A estos focos se les ha dado el nombre de lámparas de luz natural y tienen una vida útil de 10 años sin mantenimiento alguno. Se instalan en 45 minutos y se capacita a voluntarios y líderes de las comunidades para que puedan reemplazarlas en caso de ser necesario.

Este programa es ecológico en varios sentidos, además de llevar energía limpia a los hogares más pobres y promueve la reutilización de botellas en un país donde se desechan 800 toneladas de PET y sólo un 15% se recicla. Además de México, el programa se está llevando a cabo en otros países como Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala y Perú.

Una ex alumna del Tec de Monterrey es quien lidera este proyecto en México. María Teresa González García llevó este proyecto a comunidades tarahumanas donde 114 personas se han beneficiado junto a otras 100 familias en la zona del Ajusco en el Distrito Federal.

Cuando la creatividad, el humanismo e innovación convergen, se logran muchas cosas buenas para las comunidades que, aún en esta era tecnológica, siguen careciendo de los servicios más básicos.

Fuente: Llevan “luz embotellada” a hogares sin energía (Teorema Ambiental)