La Laguna de Chacagua está en peligro de muerte

Una de las cosas que podemos presumir de México es nuestra riqueza natural y se nos está yendo de las manos.

La laguna de Chacagua, entre otras, forman El Parque Nacional Lagunas de Chacagua, creado en 1937, cerca de Puerto Escondido, en el estado de Oaxaca. ¿Qué tiene de grandioso este parque, por encima de los demás en su tipo? Pues que fue la primer área natural protegida con ecosistemas tropicales decretada en México.

Dicha laguna la comparten cerca de 5 mil habitntes de 8 diferentes localidades, son quienes más afectados se han visto con el deterioro de la misma. Y a diferencia de algunas otras lagunas en peligro a causa de la sobre explotación de recursos naturales, esta lo está por una absurda razón: corrupción.

En 2006 CONAPESCA realizó algunas obras de rehabilitación, que como siempre no se consultó con los habitantes de la zona, y como es muy común en el país, hubo una pésima planeación, investigación, y de ejecución de proyecto mejor ni hablamos. Pues resulta que durante los últimos 30 años la boca-barra había estado funcionando adecuadamente y en 2008, tan solo 2 años después dela rehabilitación, se azolvó.

Testigos del ecocidio que ha causado el cierre de la boca-barra de Cerro Hermoso, principal vía de comunicación del sistema lagunar costero con el océano, los habitantes han tenido que migrar hacia otros lugares para sobrevivir.

Aseguran los pescadores locales que en agosto de 2008 acudieron a las autoridades tanto locales como federales para denunciar la contaminación que había generado la oclusión de la laguna, exigiendo también la rehabilitación de esta.

Pero como no debemos olvidar en qué país vivimos, la petición que fue entregada a la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, la oficina Federal de Atención a la Ciudadanía del presidente de la República y al secretario particular del gobernador del Estado, en ese entonces, Ulises Ruiz, lleva más de 4 años sin respuesta.

Y si para este punto ya estás llorando, aguanta las lágrimas porque el cuento sigue.

A principios del 2012, Ramón Corral Ávila, comisionado nacional de Acuacultura y Pesca, propuso un proyecto de dragado (limpieza de sedimentos), proyecto que abarcaría 18.35 kilómetros.

Todo iba muy bien, se designó a una constructora llamada Hidropac S.A. de C.V. y el subdelegado de Conapesca, Ramón Velázquez Hernández, eligió a la sociedad cooperativa Alotengo como la beneficiaria del apoyo para la construcción de una primera etapa.

Se destinaron 28 millones 570 mil pesos para la ejecución. Según se informó a los pobladores, de ese total, 3 millones serían destinados a la supervisión, pero (siempre hay un pero en las obras de gobierno), no les dijeron quién realizaría esa función.

Los trabajos de draga comenzaron hasta el 5 de septiembre de ese año, y a principios del 2013, como novia de pueblo que ya está vestida y alborotada, fue abandonada. Así sin más.

Haciendo cuentas, trabajaron cuatro meses y medio, tiempo en el que para una obra de esa magnitud no hay gran avance, no dieron cuenta de los recursos y dejaron las cosas igual que como estaban. La boca-barra sigue cerrada y debido a esto la Laguna de Chacagua, la reserva de manglares y sus especies siguen muriendo.

Fuente: Información obtenida de Reporte Indigo.