¿Debemos usar o no el casco al transportarnos en bicicleta?

Seguramente no soy la única persona que está en una postura divergente con respecto al uso de este accesorio. Pero, ¿por qué hay opiniones tan divididas?

Hace dos años, cuando cambié de medio de transporte y decidí utilizar la bicicleta para llegar a la mayoría de mis destinos, andaba campante por la vida sin utilizar casco, unos meses después leí de un accidente que terminó en tragedia porque la ciclista no lo llevaba puesto. Corrí a comprarlo y alguien me dijo “¿por qué usas casco? Es más inseguro”.

Se acaba de aprobar una ley municipal en Michoacán que obliga su uso y las opiniones a favor y en contra en las redes sociales no se hicieron esperar. La nueva ley en la capital de dicho estado obliga a los ciclistas a llevar puesto el casco y multará hasta con 10 salarios mínimos a quienes no la respeten.

Para poder exponer mis ideas de una manera objetiva acerca del tema, primero es necesario entender el punto más importante: no todos los ciclistas somos iguales.

Entre los ciclistas se dan tres tipos de personalidades de acuerdo al uso que hacen de la bici: recreativos, por necesidad y opción o decisión. los dos primeros cuentan con vicios a la hora de andar en bici. Los recreativos lo hacen desde la óptica de los mitos, como ir en sentido contrario o en la banqueta “porque así es más seguro”, o el argumento de “cortar camino para llegar más rápido a mi entrega o trabajo” que uno llega a oír entre los que lo hacen por necesidad, a diferencia de los ciclistas por opción, que son los más informados sobre sus derechos y por lo mismo, son más exigentes y organizados.

¿Por qué no usar casco?

Porque no se puede hablar de desarrollo cuando el peatón o el ciclista tiene que atravesar una calle a 5 metros por encima del suelo. Eso es lo que son los puentes peatonales, pasos obligatorios que dan preferencia al andar de los automovilistas.

Esta medida no sería necesaria si los autos tuvieran comportamientos amables hacia peatones y ciclistas por ser más vulnerables: respetar el adelantamiento dejando 1.5m con el ciclista; no tocar el cláxon para avisar que el auto piensa adelantar a una bici; no intentar ganar a un ciclista en un cruce cuando un auto quiere dar vuelta a la izquierda; esperar dos segundos a que un ciclista pase el punto de parada para recoger pasaje, en el caso del transporte público; y fijarse al abrir la puerta de los coches.

Obligar a través de multas el uso del casco incentiva la corrupción y termina desincentivando el uso de la bici para aquellos que usan la bici por necesidad o los que eligen la bici como opción pero carecen de los recursos para comprarse un casco.

¿Por qué sí usar casco?

Como te expliqué en un post anterior donde te doy consejos para andar en bici por la ciudad, los ciclistas deben obedecer reglamentos de tránsito, pero muchos de ellos no respetan la ley, van sentido contrario, se suben a la banqueta o se pasan los altos.

Desfortunadamente México está muy lejos de esa utopía donde ciclistas y automovilistas conviven en paz. Y no, no es pesimismo, es la realidad. Tampoco es una cuestión de gobiernos o autoridades. El día que los choferes de transporte público dejen de hacer parada donde les da la gana, que los conductores de transporte privado sepan para qué sirven las direccionales, que los peatones dejen de atravesarse en las ciclovías y que los ciclistas entiendan que no somos seres superiores por poner nuestro granito de arena, entonces vamos a tener la movilidad que merecemos.

Mientras tanto seguiremos teniendo presupuestos para puentes peatonales y distribuidores viales.

Una vez alguien comentaba que entonces también los peatones deberían llevar casco, pero nada tiene que ver la imprudencia de un automovilista si tú no te cuidas como debe ser. Un casco sí te va a salvar la vida si llegas a caer por accidente o te golpeas la cabeza en algún lugar específico.

A mi punto de vista, ir o no con casco es como decidir usar o no el cinturón de seguridad. Yo sí lo uso porque aunque no me subo a la banqueta, respeto el sentido de las calles y no me paso los altos, con él me siento más segura. ¿Tú qué opinas? ¿Usas casco? ¿Por qué sí o por qué no?

Parte de este texto fue considerado de la opinión de Carlos Martínez Domínguez para Bicionudos y la otra parte es opinión personal.