logo
Lifestyle 31/12/2013

Mozarella frito con albahaca, nectarinas y glaseado balsámico

Otra receta para iniciar el año probando nuevos sabores y mezclas interesantes.

Por : Ana Diaz

Año nuevo, sabores nuevos. Ya habíamos quedado, y si no se sorprendieron con la fritura de ostras, o el queso brié con higos y miel, esto seguro les va a encantar.

El glaseado balsámico es una tendencia más o menos reciente en el mundo gastronómico, que está encantando paladares con su textura y sabor, y si la combinamos con sabores familiares como la albahaca y el mozarella, típicos de una ensalada capresse, con nectarinas, tenemos una deliciosa explosión de sabores y texturas. Uff, en verdad que suena delicioso.

Tiempo de elaboración | 25 minutos
Dificultad | Fácil
Personas | 4

Ingredientes

  • 4 nectarinas o duraznos grandes, en rebanadas
  • 12 hojas grandes de albahaca
  • 230 gr mozzarella fresca, cortada en 8 rodajas gruesas redondas
  • 1 taza de pan rallado
  • 1/4 taza de harina
  • 1/3 taza de queso parmesano, rallado
  • 2 huevos batidos
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta

Para el glaseado balsámico:

  • 1/2 taza de vinagre balsámico
  • 1 cucharadita de azúcar morena
  • Cómo hacer mozarella frito con albahaca, nectarinas y glaseado balsámico

    Combina el vinagre y la azúcar en una pequeña cacerola y lleva a ebullición. Reduce a fuego lento muy bajo y cocina de 10 a 15 minutos, o hasta que el líquido se reduzca a la mitad y esté un poco más espeso. Retira del fuego y coloca en un envase a enfriar. Déjalo aparte.

    En un tazón grande, combina el pan molido, la harina, el queso parmesano, la sal y la pimienta. Mezcla bien para combinar. En un tazón pequeño, bate ligeramente los huevos. Toma cada rodaja de mozzarella fresca y remójala en el huevo batido y luego “empaniza” en la mezcla de miga de pan, presionando a ambas partes hasta que se adhieran. Repite el procedimiento con las rebanadas restantes.ç

    Calienta una sartén grande a fuego alto. Añade 1 cucharadita de aceite de oliva y dora ambos lados de las nectarinas durante unos minutos hasta que se calienten. También las puedes calentar directamente sobre la parrilla. Mantén las nectarinas calientes.

    Añade el aceite de oliva restante a la sartén y cuando esté caliente, fríe el mozarella empanizado, girando con cuidado una o dos veces, hasta que comience a dorarse y el queso a fundirse (sin perder su forma). Un minuto por cada lado, apróximadamente. Escurre sobre papel de cocina.

    Para el montaje, coloca una nectarina a un plato, cubre con 1 rebanada de queso mozzarella frito y una hoja de albahaca. Repite una vez y termina con una nectarina. Decora con albahaca y pimienta recién molida. Rocía con el glaseado.

    Fuente: Halfbakedharvest