logo
Lifestyle 26/12/2013

El significado de las 12 uvas de Año Nuevo

Una bonita tradición de suerte que surgió un poco del comercio, un poco por las coincidencias y un poco por puro gusto,

Por : Ana Diaz

Soy de esas personas supersticiosas. Para antes de las 12 campanadas tengo lista la maleta, la cubeta de agua y todas esas tradiciones simples de año nuevo que se supone te traerán salud, viajes y ahuyentarán las malas vibras. También, por las dudas, nunca está de más poner el calzón amarillo sobre el rojo (o viceversa). Todas estas tradiciones son bastante nuevas, y en realidad no sabemos bien quién las inventó. En realidad, podría ser sólo alguien muy burlón queriéndose reír de los que rápido se van a dar la vuelta a la cuadra con la maleta vacía. Nunca lo sabremos.

Lo cierto es que hay tradiciones de año nuevo mucho más antiguas que sí sabemos de dónde salieron. La más importante de todas, y que no debe fallar en su cena de año nuevo, además del pavo, es la de las 12 uvas en la copa.

El origen de la tradición

Lamento decirles que, como tantas tradiciones de estas fechas, muchas se heredaron de la parte comercial, en España. El 2 de enero de 1894 “El siglo futuro” incluye un artículo del día anterior de El imparcial titulado “las uvas bienhechoras”. En el artículo, se habla de esta como una costumbre:

importada de Francia, pero ha adquirido entre nosotros carta de naturaleza

En la Nochevieja de 1895 aparece una referencia escrita sobre las doce uvas, en esta fecha fue el Presidente del Consejo de Ministros quien despidió el año 1895 con uvas y champán. La tradición que conocemos hoy en día, como tal, comenzó en la Puerta del Sol madrileña. Ya para el año siguiente, la prensa describía la tradición de las uvas como:

Es costumbre madrileña comer doce uvas al dar las doce horas en el reloj que separa el año saliente del entrante

La tradición marca tomar las doce uvas a los pies del reloj de la Puerta del Sol, pero esta tradición provocó tanto interés que ya en 1903 las uvas también se comían en Tenerife8 y poco a poco se fue ampliando al resto de España, aunque la tradición marca que deben tomarse en la Puerta del Sol.

Aunque en los siguientes años, el supuesto origen francés molestó a algunos, lo cierto es que para 1909 los agricultores de Almería, Murcia y Alicante tenían excedente de uva. Decidieron sacar provecho a la producción y se esforzaron especialmente por popularizar la costumbre. Le dieron ese “empujoncito” necesario para que la tradición tomara fuerza.

Eso no quiere decir que las uvas no sean de buen augurio, por lo que les recomiendo no dejarlas fuera de su mesa, aunque sea una costumbre originada del comercio.

Ya que las uvas están listas para comerse, tenemos una genial receta para acompañarlas este año nuevo:Gelatina de uvas y sidra.

Tiempo de elaboración | 4 horas y media
Dificultad | Fácil
Porciones | 4

Ingredientes

  • 1 litro de agua natural
  • 35 gramos o 3 ½ cucharadas de grenetina
  • ½ litro de sidra
  • Azúcar, al gusto
  • 1 limón, su jugo
  • 250 gramos de uva sin semilla

Cómo hacer gelatina de uvas y sidra

Disuelve la grenetina 1/2 taza de agua fría. Ahora, coloca el resto del agua en una olla junto con el azúcar y el jugo de limón; calienta hasta que empiece a hervir y retira del fuego.

Agrega la grenetina, mezcla bien y cuela. Incorpora la sidra y vierte dentro de un molde. Refrigera hasta que empiece a cuajarse y entonces acomoda las uvas encima. Regresa la gelatina al refrigerador para que termine de cuajarse.

Fuente: Wikipedia y allrecipes