logo
Lifestyle 24/12/2013

Cheesecake de mandarina y merengue

Cambia la típica base de tarta por un merengue casero para un postre impactante.

Por : Pola Thrace

Además de los cheesecakes horneados, existe una versión que lleva grenetina y no es necesario cocer. Para este tipo de pay, yo uso como base un merengue en vez de una masa o costra de galletas. Esta parte sí se hornea, pero en realidad no es tan complicada y el resultado con los invitados está garantizado. Toma nota.

Ingredientes

Para la costra de merengue

  • 3 claras de huevo a temperatura ambiente
  • 1/4 cc de cremor tártaro
  • 1 pizca de sal
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1/4 taza de nuez picada muy finamente

Para el cheesecake:

  • 1 lata de 11 onzas (312 gramos) de mandarinas en su jugo
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1 cc de ralladura de limón
  • 1 C de jugo de limón
  • 450 gramos de queso crema
  • 7 gramos de grenetina sin sabor
  • 2 huevos separados
  • 1/2 taza de leche
  • 2 tazas de crema agria

Cómo preparar el cheesecake de mandarina y merengue

  1. Precalienta el horno a 135° C
  2. Engrasa muy generosamente un molde desmontable de 9 pulgadas con la mantequilla.
  3. Bate las claras del merengue con el cremor tártaro hasta punto de nieve. Agrega cucharada por cucharada el azúcar hasta que la mezcla quede brillosa y se formen picos duros.
  4. Incorpora las nueces picadas muy finas con movimientos envolventes.
  5. Cubre todo el interior del molde con la mezcla y hornea el merengue durante una hora. Enfría en una rejilla.
  6. Acrema el queso crema junto con el jugo y la ralladura de limón y el azúcar del chessecake hasta que quede esponjoso (unos 5 minutos a máxima velocidad)
  7. Cuela las mandarinas reservando media taza del jugo, disuelve en éste la grenetina y calienta a fuego lento en una olla.
  8. Ya que esté disuelta la grenetina agrega la leche y revuelve bien, después las yemas de huevo sin dejar de remover para que no se cuezan pero sin espumar la mezcla tampoco. En cuanto suelte el hervor, retira del fuego.
  9. Vierte la mezcla de grenetina en la de queso batiendo para incorporar perfectamente.
  10. Monta las dos claras del cheesecake en picos suaves e incorpora a la mezcla de queso con movimientos envolventes.
  11. Vierte la mitad de esta mezcla dentro del caparazón de merengue, cubre con la mitad de los gajos de mandarina, tapa con la otra mitad de la mezcla y adorna con el resto de gajos de mandarina.
  12. Refrigera durante 2 horas.

El merengue no dura mucho en el refrigerador así que este postre se debe de preparar el día en el que se va a servir. ¡Disfruta!

Fuente: Y Pola cocina así