logo
Lifestyle 18/12/2013

Chile Bicicletas, un libro universal

Entrevistamos a su autor, Tito Matamala, un amante de la bicicleta, que conoce el enorme aporte de esta extensión humana para crear una sociedad en dos ruedas.

Por : Johanna Navea

Muchos aun se preguntan cuál es el transporte ideal para recorrer la ciudad, y muchos concuerdan que la respuesta es la bicicleta. Claro que ayudaría bastante si las calles fueran más expeditas, los conductores más respetuosos y los peatones no ocuparan los espacios de los ciclistas. Es por eso que conversamos con Tito Matamala, periodista y escritor. Es egresado de la Universidad de Concepción, donde realiza clases. Actualmente es editor literario y columnista del diario El Sur, y profesor de redacción creativa y grandes obras de la literatura en la Universidad del Desarrollo.

 A los seis años me regalaron mi primera bicicleta y eso marcó mi infancia y juventud. Tiempo después, cuando llegué a Concepción en 1982 a estudiar Ingeniería, perdí mi más preciado tesoro y el hábito  de los pedales.

La madrugada del fatídico 27F de 2010, Tito salió huyendo de su hogar y de la ciudad en una bicicleta que había comprado hacía unas pocas semanas. Esa experiencia de un viaje sin retorno le provocó una regresión feliz: desde entonces volvió a ser el pedalero de su infancia y juventud, cuando montaba una fiel bici mini CIC, un emblema del Chile de los setenta. “Esto marcó el inicio de una nueva vida llena de anécdotas sobre dos ruedas y la inspiración para escribir mi libro” nos comparte Tito.

Es así como nació la idea de “Chile Bicicleta: Una crónica de pedales y nostalgia” en donde recolecta historias y anécdotas de amigos, alumnos y familiares para retratar la importancia que le da a uno de sus bienes más preciados.

La oportunidad de expandir el poder de la bicicleta:

Veoverde: La bicicleta es un instrumento revolucionario. Es la tesis de tu libro, ¿puedes explicarnos por qué?

Tito Matamala: La bicicleta puede salvar el mundo porque posee todas las cualidades para ello, salvo que la voluntad política no existe. Y tampoco la educación cívica necesaria. La bici soluciona problemas de sedentarismo, contaminación y congestión vehicular: si todos nos subiéramos a una bici para tramos cortos, para desplazarnos a la pega o la universidad, si se respetara como se debe, claro que sería una revolución cultural. Pero no es así: a mí me costó una enormidad superar “la plancha” de llegar en bici a la U, porque me veían como bicho raro, quizás un pobretón sin auto. Pero ya lo superé. El próximo año tendré clases en la sede UDD de Pedro de Valdivia, y voy a correr en bici feliz, mientras no llueva.

VV: ¿A qué atribuyes que en Chile aumente con tanta velocidad el parque automotor?

TM: El auto es sinónimo de soberbia: mientras más grande, más inútil, más contaminante y más ostentoso. ¿De qué le sirve a una familia media comprarse un Toyota Tundra, si jamás saldrá a “trabajar” con esa tremenda bestia, y sólo servirá para ir a buscar al niño al colegio?

La cantidad de autos que se suman a las calles y carreteras cada año es el reflejo de una buena situación económica y de un país estable. Todos quieren un auto, y las facilidades para conseguirlo son totales, si hasta yo – sin ahorro – podría tener uno nuevo mañana mismo. Pero nica.

Echa una mirada al video del comercial “Cómprate un auto, Perico”, de 1980,  para que veas cuán difícil era tener un auto.

VV: En el aprendizaje infantil, ¿qué importancia tiene la bicicleta? Tienes alguna anécdota de niño?

TM: Esta respuesta la encuentras en el primer capítulo de mi libro: la bici fue todo para mí en la infancia, me formó como soy, me dio las mayores libertades y me mantuvo vivo. Más no se puede pedir.

VV: ¿Qué tendría que pasar para que en Chile se tome en serio a las bicicletas como medio de transporte urbano “formal”?

TM: Tendrían que pasar unos cincuenta años, o sea, yo no lo veré.

VV: Finalmente, y ya que escribiste teniendo como inspiración a Dionisio. Háblanos de la mezcla que podría provocar subir bebido a una bicicleta, supongo que podrían surgir relatos tan cómicos como dramáticos!!

TM: Mentira, no escribí mi CHILE BICICLETA en la compañía de Dionisio.