logo
Lifestyle 17/12/2013

La experiencia de acampar en La Isla, Querétaro

Más allá de conectarte con la naturaleza, practicar el ecoturismo es toda una experiencia.

Por : Addi Gutiérrez

Cuando era niña, en vacaciones mis papás nos llevaban a San Miguel Regla a pescar y a las Grutas de Tolantongo a acampar. Recuerdo que me emocionaba mucho la idea de pescar nuestra propia comida y dormir en una casa de campaña. El estado de Hidalgo es afortunado en tener lugares como estos, pero no es el único en el país.

Tenía aproximadamente 10 años sin practicar ecoturismo y decidí retomarla. Te voy a contar de mi experiencia en el campamento La Isla, en el estado de Querétaro.

Bien escondido, a 45 minutos de Cadereyta, se encuentra este destino. Para llegar hay que tomar algunas desviaciones y tramos de empedrado. Las vistas desde que llegas son asombrosas, es un clima semidesértico y de pronto, entre las cactáceas, ves una línea azul, la presa de Zimapán.

El lugar asignado para camping por sí solo no es hermoso, la magia empieza cuando empiezas a buscar lugar para armar tu casa de campaña y buscar leña para tu fogata. Si no tienes mucha hambre o decides no llevar alimentos, puedes pescar para comer lobina fresca. Los pescadores locales te rentan cañas de pescar y carnadas.

Te recomiendo que llegues muy temprano o al atardecer, para que puedas disfrutar la puesta del sol y tengas éxito al pescar, pues los peces comen en esos horarios. En mi caso no hubo suerte.

Lleva también una colchoneta y cobijas gruesas, o sleeping bag, pues por la noche hace mucho frío. La ventaja de este campamento es que cuenta con sanitarios incluídos en los 70 pesos que te cobran por acampar.

Tampoco olvides tu traje de baño, hay recorridos en lancha a los manantiales de Thaxidó por 450 pesos. A mí no me tocaron mosquitos, pero llévate un repelente, amigable con el medio ambiente, claro.

Intenta llevar la menor cantidad de productos desechables posible. Y si es necesario que los lleves, no olvides tus bolsas para regresar la basura a casa.

Aparta uno de tus días para visitar la Quinta Fernando Schmoll y el Jardín Botánico Regional en Cadereyta, o para ir a El Tepozán, El Doctor, El Palmar o el Maconí, donde se pueden ver fósiles marinos y pinturas rupestres.

Si no quieres acampar, el campamento cuenta también con 8 cabañas de lujo tipo safari totalmente equipadas, alberca, lanchas, muelle, botadero, áreas verdes y un restaurante. Y en una de las orillas de la presa también encontrarás el servicio de hospedaje en hostal.

Si no tienes la oportunidad de trasladarte hasta este campamento, busca en tu estado información acerca del ecoturismo y atracciones rurales. Verás que es más divertido de lo que crees.

Puedes pedir más información al teléfono: (045) 773 136 9339