logo
Lifestyle 13/12/2013

Tarta vegetariana de espinacas y queso ricotta

Una opción sencilla y deliciosa para disfrutar en casa o llevar a un picnic.

Por : Pola Thrace

Cuando invitamos a comer a una persona vegetariana, puede ser difícil saber qué ofrecerle como plato principal. Esta tarta es una opción ideal, con la cual nadie extrañará la carne en la mesa. Si somos nosotros quienes no consumimos carne, esta también es una buena idea para llevar a las comidas en las que cada quién pone lo suyo, ya que no se derrama y es muy fácil de transportar. Sólo piensa en llevar dos, ¡porque vegetarianos y no vegetarianos estarán sobre ella!

Ingredientes

  • 1 taza de harina
  • 1 pizca de sal
  • 125 gramos de mantequilla sin sal
  • 1/3 taza de agua helada
  • 500 gramos de espinacas
  • 200 gramos de queso ricotta fresco
  • 4 huevos batidos
  • 60 gramos de queso parmesano rallado
  • Nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida

Cómo preparar la tarta de espinacas con queso ricotta

  1. Cierne la harina y la sal. Parte la mantequilla fría en trocitos y agrégala a la harina, y con los dedos mezcla hasta que obtengas una consistencia arenosa, como de migas de pan.
  2. Haz un hueco en el centro, agrega el agua helada y revuelve rápidamente con una cuchara. Termina de incorporar con los dedos. Coloca la masa en una superficie enharinada y amásala ligeramente. Forma una pelota, envuélvela en plástico y refrigera por 20 minutos.
  3. Precalienta el horno a 200 grados centígrados. Saca la masa, extiéndela con un rodillo y colócala en el molde. Corta los bordes. Pincha la base con un tenedor para que salga el vapor al hornearla.
  4. Coloca encima una lámina de papel encerado, y encima de ésta, un puñado de frijoles. Esto es para que la masa no se levante mientras la horneas sin relleno.
  5. Hornea durante 10 minutos. Saca del horno, retira los frijoles y hornea durante 5 minutos más.
  6. Mientras, lava las espinacas y cuécelas. Escúrrelas, exprímelas y pícalas. En un tazón bate los huevos, el queso ricotta, el queso parmesano y las espinacas, y sazona con sal, pimienta y nuez moscada. Sirve la mezcla en la masa previamente horneada y hornea a 180 grados centígrados durante 30 minutos aproximadamente, o hasta que cuaje y esté dorada.

 

Deja que se enfríe antes de cortar. ¡Buen provecho!

Fuente: De amor y otras verduras