logo
Lifestyle 06/12/2013

Nelson Mandela en el corazón

10 frases de Nelson Mandela que te pueden cambiar la vida

Por : Karen Hermosilla

Nelson Mandela quizás el último líder emblemático del siglo XX, en la tarde de ayer dejó el Tercer Planeta, regalándonos un legado invaluable respecto a la igualdad de las diferencias.

Resistiendo ante la barbarie del hombre blanco en Sudáfrica donde la aberración del apartheid era naturalizado como un sistema consensuado, lícito y moral, fue condenado por terrorismo a pasar en una diminuta celda gran cantidad de su pena, de 27 años.

Hoy la progresista y liberal Holanda casi ni es relacionada a la segregación racial ocupada en Sudáfrica. Sin embargo, continúa la discriminación por color de la piel, clase social, identidad de género y determinismo biológico, entre las principales que dividen a la civilización humana y no le permiten lograr un desarrollo justo.

Por eso, es necesario conocer a este luchador demócrata y pacifista, que superó la represión para construir desde la benevolencia un cambio cultural que derribara las lamentables normas impuestas por los invasores. Un recordatorio para lo que hoy sucede con los Estados y sus pueblos originarios o en territorios de conflicto y dominación como en la Franja de Gaza, situación en la que Mandela estuvo muy lejos de guardar silencio.

A continuación las frases que consideramos más trascendentes para avanzar en la evolución que nos compenetre y nos haga conscientes de un mundo respetuoso, armónico y feliz:

1. El arma más potente no es la violencia sino hablar con la gente.

2. Lo que cuenta en la vida no es el mero hecho de haber vivido. Son los cambios que hemos provocado en las vidas de los demás lo que determina el significado de la nuestra.

3. Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión.

4. Nunca, nunca y nunca otra vez, debería ocurrir que esta tierra hermosa experimente la opresión de una persona por otra.

5. Si esperas las condiciones ideales, nunca se darán.

6. Una de las cosas más difíciles no es cambiar la sociedad sino cambiarse a uno mismo.

7. No dejemos nunca que las futuras generaciones nos digan que la indiferencia, el cinismo o el egoísmo nos hicieron fracasar en cumplir los ideales humanistas.

8. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.

9. Nunca he considerado a un hombre como mi superior, ni en mi vida fuera, ni dentro de la cárcel.

10. Dejad que la libertad reine. El sol nunca ha iluminado un logro humano más glorioso.