logo
Lifestyle 04/12/2013

La importancia del IPC Sustentable para las empresas

El IPC Sustentable es un indicador que genera valor para las empresas, al tiempo que se cuida el ambiente.

Por : Laura Vela

Hace dos años, el 9 de diciembre de 2011 se lanzó el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) Sustentable en la Bolsa Mexicana de Valores, pero ¿sabes cuál es el diferenciador de éste y cuál es su importancia?

Los índices de sustentabilidad de alguna forma contribuyen a que las empresas apuesten por el largo plazo en proyectos que conjuguen lo económico, social y ambiental.

Sin embargo, en México hace falta trabajar para que más inversionistas se interesen en el índice verde, pues en países desarrollados los grandes inversionistas buscan destinar sus recursos a inversiones responsables. En su lanzamiento, este índice verde agrupó a 23 firmas y para su segundo año el número se amplió a 29.

¿Qué necesita una empresa, que se jacte de ser sustentable, para pertenecer al IPC?

En un principio se evalúa su información pública de forma anual, por parte de la Universidad Anáhuac y la organización de análisis Ecovalores (representante en México de la firma internacional ERIS).

Se evalúan los ejes de manejo y uso de recursos naturales, responsabilidad social con los grupos de interés y gobierno corporativo.

De alguna manera el IPC Sustentable ha empujado a las empresas a desarrollar políticas de responsabilidad social y ambiental y a informar sobre sus objetivos en mitigación de su huella ecológica, en busca del beneficio que otorga pertenecer a este índice.

Se espera que con el tiempo, la Bolsa Mexicana de Valores sea más estricta en su calificación y eso ayude a que las empresas tengan un incentivo al momento de producir y de relacionarse con sus clientes.

Pero, de acuerdo con algunas empresas, ahora ser parte del índice no es sólo cumplir con un puntaje, sino es una forma de representar y demostrar lo que la empresa es y busca en realidad y qué tan eficientemente lo logra, además de que se puede evaluar la forma en que ésta comunica sus compromisos relacionados con la sustentabilidad. De esta forma, se evita caer en el greenwashing y se avala que se cumplan los acuerdos.

Es un reto pertenecer a este IPC Sustentable, pero también lo es que las compañías generen estrategias de responsabilidad social y aprendan a comunicar adecuadamente a sus consumidores lo que están haciendo, porque el hecho de que una empresa forme parte de un índice de sustentabilidad hace que su reputación incremente ante otras compañías y ante el consumidor; y lo más importante, apoya a la sustentabilidad en su cadena de producción y comercialización.

Fuente: Cumple dos años el IPC Verde  (El Economista)