logo
Minera removió material arqueológico de 7 mil años para construcción del relave El Mauro
Lifestyle 02/12/2013

Minera removió material arqueológico de 7 mil años para construcción del relave El Mauro

2.000 petroglifos dejados por tres culturas precolombinas: molle, diaguita e inca e incluso sus cementerios fueron devastados para la construcción de la Mina Los Pelambres de propiedad del Grupo Luksic, cerca de Los Vilos, en la IV Región, perteneciente a Antofagasta Mineral.

Por : Karen Hermosilla

Dantesco, como dicen mis coleguitas al reportear un incendio o un accidente del transito, es lo que sucede a razón del “progreso” en Chile. Y es que sin referendum vinculantes que den potestad y soberanía de la tierra a las comunidades, se perpetúa este modelo exportador primario de “desarrollo” que destruye la cultura y el ecosistema.

Lo acontecido en Ralco con la represa de Endesa al pueblo Pehuenche, evidenció la falta de respeto que existe con los pueblos indígenas y la naturaleza.  Esto se ha extendido a todos los demás proyectos ya sea del índole energético o minero, actividades que van en conjunto puesto que la segunda requiere cada vez más cantidad de la primera.

Mina Los Pelambres, de Antofagasta Minerals que pertenece al grupo Luksic, ha incurrido en graves irregularidades que lejos de ser castigadas, se han pasado por alto como la remoción de material de altísimo valor arqueológico para la construcción del relave El Mauro.

Son 2.000 petroglifos dejados por tres culturas precolombinas: molle, diaguita e inca e incluso sus cementerios de alto valor patrimonial -y humano, por supuesto- los que han sido devastados.

Hace una década la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), otorgó una salida para explotar la zona. Hacer un Parque Rupestre que aun no ha sido terminado, presuntamente por la rotura, perdida e incluso tráfico de estas piezas.

Ante este ilícito que ya está siendo investigado por la Superintendencia , se arriesga una multa de hasta 10.000 UTA o CLP $4.887.720.000 (USD $9.17 millones).

Lo que preocupa es la debilidad de instancias como El Consejo de Monumentos Nacionales, que autorizó 160 sitios de excavación, pese a su valor arqueológico. O peor aún, que ante toda esta evidencia en Consejo de Defensa del Estado como el Ministerio Público que ya conocían los antecedentes, no hayan adoptado medidas relevantes.

La manga ancha con el grupo Luksic no sólo queda de manifiesto en este caso. Ya vimos cómo la Corte Suprema le otorgó permisos de agua en Caimanes, una comunidad que sufre de sequía severa producto de sus faenas. Esto se deja entrever en declaraciones como las que hoy hizo Diego Hernández, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals “El próximo gobierno tiene que enfrentar el tema energético de forma inmediata”, instando a la aprobación de los megaproyectos que binarizan la matriz energética entre termo e hidroelectricidad, para sostener y aumentar su producción minera, que como todos sabemos tributa irrisoriamente considerando el costo ambiental y social que provoca.

El Mauro

Más allá incluso de lo que significa para el daño histórico, el relave El Mauro está poniendo en grave riesgo la vida de las comunidades que ahí viven cada vez en peores condiciones, dañando la actividad agrícola entre otras manifestaciones de la vida cotidiana.

Fuente: Irregularidades en la mayor excavación arqueológica chilena (La Segunda)