Cupcakes redvelvet

Una receta ideal para levantar tu espíritu navideño.

Terciopelo rojo es el nombre de uno de los pasteles más aclamados de todos los tiempos. Recuerdo que al ver las exquisitas fotografías de este tipo de pasteles con su cobertura blanca, y su encendido color rojo en el pan. Visualmente es inspirador y se antoja.

Pero hay un problema: hay que saber hacerlo bien para que no sea simplemente un pastel con mucho colorante rojo. Es una pieza de repostería delicada y quizás no sea tan fácil de lograr como el pay de manzana y caramelo que hicimos ayer. Pero oigan, vale la pena y es un postre que no puede faltar en esa mesa navideña.

Tiempo de elaboración | 1 hora
Dificultad | Media
Personas | 4

Ingredientes

  • 2 1/2 tazas de harina para pastel, tamizada
  • 2 cucharadas de cacao en polvo, sin azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 1/2 tazas de azúcar
  • 1 1/2 tazas de aceite vegetal
  • 2 huevos grandes, a temperatura ambiente
  • 1/2 cucharadita colorante rojo
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 1 taza de suero
  • 1 1/2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 2 cucharaditas vinagre blanco destilado
  • Glaseado de queso crema

Cómo hacer cupcakes redvelvet

Precaliente el horno a 175 grados C. Cubre los moldes para muffins con sus moldes de papel. Aparte, mezcla la harina de pastel, el cacao y la sal.

Con una batidora eléctrica a velocidad media-alta , mezcla el azúcar y el aceite hasta que se integren. Agrega los huevos, uno a la vez, batiendo hasta que se incorpore cada uno, raspando a los lados del tazón si es necesario. Mezcla el colorate de alimentos y la vainilla.

Reducir la velocidad de la batidora. Agrega la mezcla de harina en tres tandas, alternando con el suero de leche, dividido en dos tandas y bate bien después de cada uno. Mezcla el bicarbonato de sodio y el vinagre en un recipiente pequeño (formará espuma); y agrégalo a la mezcla de la pasta. Bate a velocidad media por 10 segundos.

Divide la masa en partes iguales entre las copitas de papel, llenándolas cada tres cuartos de su capacidad. Hornea, rotando los moldes, hasta que cuando sumerjas el tenedor, éste salga limpio, aproximadamente 20 minutos. Traslada los moldes al alambre para que se enfríen. Se pueden almacenar durante la noche a temperatura ambiente.

Para terminar, utiliza una pequeña espátula y extiende el glaseado sobre los cupcakes.

Fuente: Martha Stewart