Hongo sería responsable de extinción de la Ranita de Darwin

Investigación liderada por un académico de la U. Andrés Bello muestra que la quitridiomicosis, una enfermedad producida por un hongo, estaría afectando a las poblaciones de este pequeño anfibio en áreas silvestres protegidas.

Ya teníamos malas noticias de esta hermosa y pequeñísima especie endémica de Chile. Ranita Darwin del norte estaría extinta y científicos señalan que la Darwin del sur corre peligro.

Efectivamente la Ranita de Darwin del norte (R. rufum) endémica de Chile, no ha sido registrada desde 1980 y existe una alta posibilidad de que se encuentre extinta. Estas son las conclusiones de un estudio dirigido por el Dr. Claudio Soto Azat, académico de la Escuela de Medicina Veterinaria la U. Andrés Bello, y publicado a mediados de este año.

Por si fuera poca tragedia, la diminuta Ranita de Darwin del sur (Rhinoderma darwinii) ha declinado dramáticamente en los últimos  20 años: en la actualidad se han localizado sólo 36 poblaciones en el sur de Chile y Argentina. 

Entre las causas conocidas para explicar la declinación de ambas especies, destaca la rápida destrucción del bosque nativo, hábitat natural de la ranita, y su reemplazo por plantaciones de especies para la producción de madera y papel. Sin embargo, las poblaciones de la ranita de Darwin del sur también estaban disminuyendo en los parques nacionales.

Resolviendo el misterio

Una nueva investigación dirigida por el Dr. Soto Azat y publicada hoy en la prestigiosa revista científica PLOS ONE, entrega nuevas luces sobre este fenómeno.

“Encontramos evidencia de que una enfermedad llamada quitridiomicosis causa mortalidad en R. darwinii y está vinculada tanto con la declinación de R. darwinii en ecosistemas no alterados como con la desaparición de R. rufum”, afirma el Dr. Soto Azat.

La quitridiomicosis es una enfermedad infecciosa que afecta a los anfibios, producida por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis (Bd). El hongo es capaz de invadir la piel de estos animales y alterar el intercambio de agua y minerales, lo que finalmente produce un paro cardiaco y la muerte.

Para estudiar la presencia del hongo Bd en las pequeñas ranitas, los investigadores analizaron cientos de ejemplares de ranas de Darwin recolectados entre 1835 y 1989, buscando restos de ADN del hongo. Además se estudió a otras especies de anfibios presentes en sitios donde se ha informado la reciente extinción de la ranita de Darwin.

“Este es el primer reporte de la amplia distribución de Bd en Chile y nuestros resultados entregan evidencia de una asociación entre la presencia de Bd y la extinción y declinación de las Ranitas de Darwin”, afirman los investigadores en el paper publicado en PLOS ONE.

“Existen pocos ejemplos de extinción por infección. Aunque no es completamente concluyente, la posibilidad de que la quitridiomicosis esté asociada con la extinción de la ranita de Darwin del Norte gana mayor sustento con este estudio”, indicó el Dr. Andrew Cunningham, profesor de la Sociedad Zoológica de Londres y coautor de la investigación.

Las ranitas de Darwin fueron nombradas en honor al naturalista inglés Charles Darwin quien descubrió la R. darwinii en la Isla de Chiloé en 1834. Las ranitas de Darwin son las únicas, entre las siete mil especies de anfibios, donde el macho incuba a sus larvas en el saco bucal, dándoles una apariencia de estar preñados.