Cómo moverte en la ciudad cuidando el medioambiente

En esta oportunidad queremos compartir contigo algunas formas en las que es posible construir un sistema de transporte más limpio.

La contaminación atmosférica y el calentamiento global se hacen cada vez más insostenibles debido a la destrucción de zonas naturales para la construcción de autopistas y, un factor de daño directo también son las emisiones de gases de los vehículos.

El desarrollo de sistemas de transportes limpios es imperioso y se debe buscar una forma de reorientar estos servicios, mejorar la infraestructura viral y reducir las emisiones de los vehículos.

La revista del World Watch Institute, uno de los think tank más importantes del globo ha indicado que las emisiones del sector de transporte alcanzan los 300 millones de toneladas de dióxido de carbono, 120 millones de toneladas de monóxido de carbono, 35 millones de nitrógeno y 9 millones de partículas, entre otras, que impactan negativamente en el ambiente.

Por su parte, la industria automotriz lleva mucho tiempo desarrollando nuevos tipos de vehículos que no dependan del consumo de combustibles fósiles, como los híbridos y los eléctricos. Asimismo, es posible la utilización de combustibles más limpios como el gas natural o los biocombustibles, como el metanol y etanol, lo que repercute, además, en el aprovechamiento de los recursos locales.

Por otro lado, lo que es posible hacer de inmediato como ciudadano, es apoyar el uso de la bicicleta, porque es un medio de transporte de baja intensidad energética y reduce de forma eficaz el impacto del automóvil.

Además, moverte en bicicleta posee beneficios para la salud, incrementando la circulación, mejorando la capacidad pulmonar, quemando calorías, reduciendo los niveles de colesterol sanguíneo y aumentando la densidad ósea. Asimismo, realizar de 20 a 30 minutos de actividad física en bicicleta de forma diaria, disminuye las posibilidades de diabetes, cáncer de colon y de mama.

Tomar mejores decisiones al movernos reducirá la huella de carbono. Una persona que siempre se moviliza en auto, podría reducir la huella de carbono si lo comparte con 3 personas más. El problema no es el medio de transporte: auto, bicicleta, metro, micro, caminata. La cuestión es elegir de manera inteligente el medio para trasladarnos y hacerlo de forma consciente. Si deseas más información al respecto, visita la web de Metroambientalistas.