Lifestyle

Del odio al amor con las gelatinas [Receta]

Las gelatinas en México son todo un clásico entre los postres, tanto en algunos festejos como en lo cotidiano, encontrándose de todas formas, sabores y colores. Por ejemplo, este genialidad: la gelatina mosaico. ¡Pruébala!

Cuando vivía en Chile siempre fui indiferente a las gelatinas, las asociaba a postre de niños o enfermos, más bien insípido y con una consistencia que no me resultaba agradable, sólo las comía en la cáscara de naranja como “naranjitas” o con fruta picada –siempre a regañadientes–, aún así manteníamos distancia.

Al llegar a México, sin embargo, surgió un acercamiento. Aquí existe una gran variedad de gelatinas, diversas preparaciones y preciosas presentaciones –con figuras o diferentes colores en capas–, con tanta presión visual las probé y finalmente las gelatinas me agradaron más de lo esperado.

Las gelatinas en México son todo un clásico entre los postres, tanto en algunos festejos como en lo cotidiano –en el desayuno o después de la comida–. Las hay de todas formas, sabores y colores: gelatina de agua –la que todos conocemos–, gelatina 3D –gelatina con formas y figuras en su interior–, gelatina mexicana –hechas con los tres colores de la bandera en capas–, gelatinas bi o tricolor, gelatina con frutas, gelatina de bombón, gelatina con crema o la famosa gelatina mosaico, entre otras.

Además de sus exquisitas variedades es importante destacar el valor nutricional de la gelatina, algunos estudios afirman que es benéfica para problemas de las articulaciones, uñas quebradizas e incluso cabello seco y que por su alto contenido proteico está recomendada para el desarrollo muscular.

En fin, consumir gelatina está lejos de ser cosa de niños, hay muchas recetas de gelatinas exquisitas que podemos hacer en casa y disfrutar tanto de su sabor como de sus beneficios. Les dejo la receta de la “Gelatina Mosaico”, un postre delicioso y muy vistoso, que combina la gelatina de leche con trozos de gelatina de agua de diferentes sabores.

Ingredientes

  1. 4 paquetes de gelatina de sabores (limón, naranja, piña, frutilla)
  2. 1 lata de leche condensada
  3. 1 lata de leche evaporada
  4. 4 cucharadas de gelatina sin sabor (hidratadas en ½ taza de agua tibia)
  5. 1 cucharadita de esencia de vainilla o naranja

Cómo preparar la gelatina mosaico

  1. Preparar por separado las gelatinas de sabores con la mitad del agua que indique el envase y vaciarlas en moldes cuadrados o rectangulares. Reservar en el refrigerador hasta que cuajen.
  2. Licuar las leches con la esencia e incorporar la gelatina sin sabor.
  3. Vaciar la preparación en un molde grande de gelatina y colocar de manera aleatoria la gelatina de sabores cortada en cuadros.
  4. Refrigerar por 2 hrs.

Nota
Pueden ahorrarse el primer paso comprando vasitos de gelatina preparada de sabores a gusto.

Tags

Lo Último


Te recomendamos