Cómo eliminar la comida chatarra de la dieta cotidiana

Para quienes hacen de este tipo de comidas un diario vivir, les contamos por qué evitarlas mejora, considerablemente, su salud y economía.

Quienes están habituados al consumo de comida chatarra no saben cómo salir de este círculo de sabores tentadores. Seguir una dieta saludable es una tarea difícil cuando las papas fritas, las hamburguesas y todo ese enjambre de condimentos y salsas que la siguen haciendo tan prometedora, sólo en imagen.

Si quiere buscar buenas razones para eliminar esta comida de su dieta, compartimos con ustedes una serie de fundamentos para reafirmar su actitud, y considerar llevar una mejor alimentación desde hoy.

Genera un gasto mayor

La comida chatarra tiene un alto valor monetario. Ir a comer varias veces a la semana, desajusta el dinero que consideramos para comida, considerando que ese mismo dinero se puede utilizar para comparar ingredientes y alimentos frescos para preparar la comida en casa.

chatarra1int.jpg

(cc) jocamargo |Flickr

Es adictiva

Diversos estudios científicos han visto cómo el consumo de este tipo de comida puede generar adicción, todo gracias a la composición nutricional de los alimentos que combina a la perfección grasas, sodio y azúcares, lo que provoca satisfacción al consumir, estimulando comer más cada vez.

chatarra2int.jpg

(cc) Sai89AJ |Flickr

Malos nutrientes

Pueden ser muy majestuosos a la vista y contener un sabor que enloquece, pero la concentración de grasas, no de muy buena calidad, se mezcla con el sodio y las calorías. En conclusión: las hamburguesas, pizzas compradas, perritos calientes, entre otras delicatessen, no generan una buena salud de sus arterias. ¡Piénselo!

Produce bajo estado anímico y posibles enfermedades

La concentración de grasas y el deseo de comer cada vez más de esta comida, impacta sobre las conexiones neuronales en nuestro cerebro, provocando una baja del estado del ánimo, muy rápidamente. De la misma forma en que se comió su hamburguesa, tan veloz, así mismo provoca un malestar emocional. La ingesta en aumento de estas comidas puede provocar enfermedades como obesidad, diabetes o hipertensión, además, si en tu dienta la comida chatarra en un recurrente, tus defensas harán que, a largo plazo, gastes más en consultas médicas por mejorar tu salud.

Si su amor por la comida chatarra es más grande, hágalo pero baje el nivel. No lo haga todos los días, pruebe con una visita semanal y verá los excelentes resultados.

Fuente: Directo al paladar