Perros y gatos, los otros afectados por las lluvias en Guerrero

En Guerrero (México), mientras miles de personas fueron trasladadas a albergues, sus mascotas se quedaron encerradas en casa, amarradas en patios o en la calle.

Nuestros hermanos de Guerrero continúan lidiando con las afectaciones, tras el paso de la tormenta Manuel y el huracán Ingrid por territorio nacional. Miles de personas lo han perdido todo; hogar, negocios, cosechas, hasta mascotas.

Ante los efectos de las lluvias, protectoras de Guerrero y ciudad de México comenzaron un plan de acción en apoyo a los damnificados de cuatro patas. Con la experiencia precia del huracán Paulina, que afectó al estado en 1997, sabían que en esta ocasión se necesitaría más apoyo.

Fueron días sin lluvia sin cesar; el nivel del agua se mantenía y, mientras las personas eran trasladadas a albergues, sus mascotas se quedaban encerrados en casa, amarrados en los patios o en la calle, solos, sin techo, ni comida. El problema era que los albergues no permitían que las personas ingresaran con perros o gatos.

En los refugios para animales, perros y gatos murieron por la subida del agua. Simplemente no se pudo hacer nada para rescatarlos y trasladarlos a un lugar seguro, garantizando su supervivencia. Por otro lado, rescatistas y protectores independientes ahora enfrentan la escasez de alimentos, medicamentos y material de curación.

alimento.jpg

César Millán

Gracias a la labor de asociaciones civiles, se creó una red de ayuda en toda la República Mexicana. En la zona afectada, Patitas Felices Acapulco se puso en contacto con clínicas veterinarias, refugios y otras asociaciones hermanas para recolectar ayuda y canalizarla a los lugares donde más se necesita. Un trabajo en conjunto, en el cual hasta Protección Civil, la Marina y el Ejército apoyo con el traslado de alimento.

Además de las despensas que se hacen llegar a los damnificados, existe una fila para el apoyo a las mascotas. Muchas personas prefieren asistir primero por el alimento de sus perros, después, la despensa. Se le ha pedido a la gente llevar a sus mascotas a la entrega de alimento, para realizar un censo, un chequeo médico y curaciones, en caso que se requiera.

Mientras estos perros y gatos reciben asistencia, hay una cantidad incierta de mascotas que todavía se encuentran en la calle. Muchos, a lo mejor, perdieron la vida. Otros fueron llevados por personas, posiblemente con la mejor de las intenciones.

Guerrero no fue el único afectado. Distintas asociaciones, marcas de alimentos y protectores, se están organizando para llevar la ayuda a Colima, Sinaloa y Veracruz, estados que también han sido azotados por las fuertes lluvias.

Han pasado un poco más de tres semanas y aún queda mucho por hacer. Si quieres ofrecer tu apoyo a los damnificados de cuatro patas, acércate a una asociación local.

Fuente: Milenio

Foto: Patitas Felices Acapulco | César Millán