La desconocida riqueza fúngica de México

Existen 250 mil variedades de hongos en el país, de los cuales se consumen 350 que se pueden encontrar en mercados tradicionales.

El reino fungi, el segundo grupo biológico más extenso sobre el planeta, forma parte de nuestra vida diaria. Sea en forma de seta, moho o levadura, estos organismos nos ofrecen sus beneficios. En México existen 250 mil variedades de hongos, de los cuales sólo tenemos conocimiento de 4%.
Afortunadamente, en los mercados tradicionales y zonas rurales todavía se hace uso de estos preciados hongos; al contrario de lo que ocurre en las grandes ciudades. De esta basta riqueza fúngica, la población consume al rededor de 350, hongos que crecen silvestres y son recolectados para su consumo. Otros 217 son utilizados en la medicina tradicional mexicana.
Los hongos forman parte de nuestra vida diaria. Son clave en nuestra alimentación, en sopas, quesadillas y guisos, ofreciendo una importante cantidad de aminoácidos, carbohidratos, vitaminas, minerales y fibra. Otros también se utilizan como medicina, en bebidas fermantadas, a manera de combustible, en juguetes, pesticidas, pigmentos, cosméticos.
Gracias al reino fungi, la humanidad encontró el antibiótico, un descubrimiento importante para la medicina y nuestra salud. Este metabolito tiene altas propiedades terapéuticas, con efectos antimicrobianos, antifúngicos, antitumorales, antivirales, antinflamatorios, antioxidantes y antihipertensivos, entre otros.
Por estas razones es de gran la importancia de que se impulse, en México, el estudio de su riqueza fúngica. Tenemos todo un mundo por explorar, en donde podríamos encontrar nuevas medicinas y mejores opciones para la alimentación. Lo que me hace recordar la importancia de fomentar el consumo de hongos locales.
En todo el mundo, se calcula que existen 1.5 millones de variedades de hongos, colocando al reino fungi como el segundo grupo más diverso.

Fuente: Equilibrio

FotoPablo Leautaud (Flickr) / (cc) by-nc-nd