Terremoto en Pakistán da vida a la isla Zalzala Jazeera

La fotografías satélites fueron captadas por la Nasa.

La Tierra es dinámica. Es un verdadero ser vivo que tiene ciclos naturales que dan paso a dramáticas modificaciones. Fuimos testigo de aquello, luego de que el 24 de septiembre, día en el que Pakistán sufrió un terremoto de 7.7 grados, emergiera una isla desde las profundidades del Mar Arábigo, a 380 km del epicentro del movimiento, cerca de la ciudad paquistaní de Swadar.

Bill Barnhart, geólogo adscrito al Observatorio Terrestre de la NASA, quien explica que “la isla es realmente solo una gran pila de lodo de la superficie marina que fue empujada hacia arriba […]. Necesitas una capa enterrada apenas de gas ―metano, dióxido de carbono u otra cosa― y fluidos. Cuando la capa se perturba por ondas sísmicas (como un terremoto), los gases y los fluidos se vuelve boyantes y surgen hacia la superficie, trayendo consigo rocas y lodo”.

Por ejemplo, las modificaciones geográficas de la costa de Chile, luego del 8.8, fueron sin precedentes y científicos de todo el mundo se trasladaron hasta este país para estudiar los fabulosos cambios.

antesydespues.jpg