Cocodrilos invaden Taumaulipas después del paso de Ingrid

Se han capturado 10 ejemplares en los últimos días. El alza del agua y las fuertes corrientes movieron a los cocodrilos, que ahora se encuentran en las calles, entre los coches y los jardines de las casas.

Durante este fin de semana largo, el paso del huracán Ingrid por Tamaulipas dejó miles de damnificados, una alza importante en los cuerpos de agua y cocodrilos que andan sueltos representando un peligro para la ciudadanía. “Los cocodrilos andan de fiesta“, como dice Juan García Hernández, jefe de bomberos de la entidad.

Entre el trabajo de los bomberos y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) han capturado y reubicado 10 ejemplares de la especie Crocodylus Moreletii. Estos se han encontrado en lugares cercanos al Sistema Lagunario de Altamira y la Laguna de Carpintero. Los cocodrilos ahora se ven en las calles, entre los automóviles y en los jardines de las casas.

En estos últimos días entre ambos equipos han capturado reptiles de distintos tamaños, que van desde los 50 centímetros hasta los 2.84 metros de longitud — de cabeza a cola —, llegando a los 150 kilogramos de peso. Estos últimos son los individuos más peligrosos por su movilidad y fuerza.

La invasión de cocodrilos de pantano es una constante en Tamaulipas, principalmente en el municipio de Altamira. En lo que va del año se han realizado 50 capturas de esta especie que forma parte de la lista de animales sujetos a protección especial, bajo la Norma Oficial Mexicana 059 (NOM-059-SEMARNAT-2010). Cada uno de estos ejemplares son marcados y regresados a su hábitat natural, alejados de zonas habitadas.

PROFEPA recomienda extremar precauciones, especialmente a los habitantes que se encuentran cerca de las lagunas. En las cercanías de esta área, los cocodrilos tienen sus nidos, mismos que fueron arrasados por la fuerza de la corriente de agua. Mientras tanto PROFEPA, Protección Civil y el cuerpo de bomberos continúan las labores para regresar a estos reptiles a su hogar.

Este problema es común en las zonas pantanosas que han sido invadidas por el hombre. En Villahermosa, Tabasco, es muy común ver cocodrilos en la Laguna de las Ilusiones, obstaculizando puentes mientras toman el sol. En la inundación de 1999 varios ejemplares fueron encontrados dentro de casas, en las habitaciones. Esto queda como reflexión. Si invadimos su hábitat, con el apoyo de la naturaleza, ellos harán lo mismo.

Para evitar daños a los ejemplares protegidos y a la ciudadanía es muy importante dejar la tarea de captura a los expertos, evitando en medida de lo posible ataques o que los cocodrilos terminen en forma de carteras, botas o cinturones.

Link: El Universal

Foto: Unión Puebla