México al borde del embargo camaronero por alta mortandad de caguamas

Estados Unidos considera la posibilidad de frenar el comercio del crustáceo mexicano, por no cumplir con la ley de protección a las tortugas marinas; de establecerse, podría generar un daño económico por 591 millones de dólares.

El grave aumento de muertes de la tortuga marina caguama, ha llevado a Estados Unidos a reconsiderar el comercio pesquero con México; un embargo más que adornará el historia entre ambos países. Las cifras reconocidas por la misma Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) son alarmantes; y, ¿qué se ha hecho para solucionarlo? Nada. Sólo lanzar una página web para hablar del problema.

En 2012 se registró la muerte de 2 mil ejemplares de caguama, como consecuencia de la pesca incidental que se realiza en el Golfo de Ulloa. Esta cifra forma parte de la estadística que señala un incremento en las muertes que llega al 600%. Mientras tanto en Estados Unidos sólo en 2012 se registraron 40 bajas. Aún cuando el gobierno sabe que debe tomar cartas en el asunto, no se ha tomado la tarea de capacitar a los pescadores de la zona para reducir su impacto en la especie.

En nuestro país existen programas de conservación y recuperación de la tortuga marina, con éxito en el caso de la tortuga golfina, negra y lora; algo no está funcionando con la caguama. El gobierno de Baja Californa Sur ha pronunciado su preocupación, por la tortuga caguama y los pescadores. En lugar de buscar una solución, realiza investigaciones para comprobar que las técnicas locales no hacen daño a las tortugas. Una forma de cerrar los ojos y dar la vuelta al mismo problema.

El problema ha llegado a un punto de negociaciones entre México y Estados Unidos, sobre las exportaciones de camarón al país vecino. Por condiciones de ley está sujeto a embargo por no cumplir con la ley estadounidense de protección a la tortuga marina. A estas alturas ya se cuenta con la partición de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), las secretarias de Economía y Gobernación.

De entrar a un embargo camaronero generaría un daño económico de 591 millones de dólares. Un grave escenario, que el gobierno ha ignorado; sigue sin hacer nada, sin capacitar a los pescadores o tomar cartas en el asunto. Esta no sería la primera vez que se establece un embargo a la nación; en abril de 2010 fue el primero que, para ese entonces, parecía más con fines comerciales. Con las cifras que se conocen hoy en día, no hay excusas.

Por lo pronto Estados Unidos comenzó a certificar pesquerías mexicanas, de acuerdo a los estándares que tienen en su país. Se espera que el proceso de certificación concluya en 2014.

Según el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), la situación de la caguama en México puede calificar como ecocidio. Esto se produce por el deterioro del medio ambiente y la explotacion de los recursos naturales. Si esperamos que Estados Unidos ponga orden en nuestro mismo sistema de pesca, bueno, estamos perdidos. ¿Habrá embargo camaronero? Si sólo así aprendemos la lección, bueno, que más hacer.

Link: Haz algo México
Foto: NOAA (Wikimedia) / domino público