El proyecto ecocida de Dragon Mart recibe luz verde

El fallo a favor de Dragon Mart en Quintana Roo (México) fue posible por un tecnicismo legal; se perderán 500 hectáreas de selvas que significan grave impacto ambiental en la zona.

La belleza natural de México se va extinguiendo, entre la corrupción, el poder y los (pseudo) errores. Detalles que deberían ser corregidos, abren paso a la devastación que varios mexicanos tratan de evitar. Sumamos un nuevo caso a la lista de decepciones, con el proyecto Dragon Mart Cancún y Obras Asociadas.

El Ayuntamiento de Benito Juárez, Cancún, dio a conocer el fallo a favor de Real Estate Dragon Mart Cancún, S.A. de C.V., con lo que recibe licencia de construcción del proyecto comercial. Este permiso era lo único que tenía en paro el desarrollo, mismo que afectará a 500 hectáreas de selva en Puerto Morelos. Y, ¿por qué se dio? Gracias a un error de tiempos.

Hace cuatro meses el Secretario Municipal de Ecología y Desarrollo Urbano negó la licencia debido a irregularidades encontradas. El proyecto recibido por la secretaria no coincidía con el aprobado a nivel estatal por el gobierno de Quintana Roo; además mostraba signos de sobredensificación que afectaría a la zona.

Gracias a un amparo interpuesto por la empresa, se descubrió que la decisión tomada por Ecología y Desarrollo Urbano del municipio fue notificada fuera del plazo marcado por ley. Este fue el error que le valió el triunfo a Dragon Mart y la perdida de una importante área selvática que afectará al ecosistema local.

Desde que se dio a conocer el proyecto, surgió la preocupación por el impacto ecológico que causaría. Entre académicos y grupos ambientalistas comenzaron a llover las peticiones para dar a conocer el proyecto y evitarlo a toda costa. Hoy se perdió una batalla en relación a la licencia otorgada a Dragon Mart.

Aquellos que “señalaron la falla administrativa” no recuerdan que el proyecto, aún sin los permisos, comenzaron la tarea de deforestación en el área. A la fecha la empresa ha acabado con 87 hectáreas de selva, por lo cual recibió una multa de 2 millones de pesos; multa que no ha sido pagada, por cierto.

El proyecto Dragon Mart pone en peligro el ecosistema. La construcción destruiría buena parte de los manglares de la zona, lo poco que queda para que ciertas especies puedan sobrevivir; se verá afectada también la pesca, pues son los manglares hogar para los peces jóvenes. Pero en un estado donde la industria hotelera paga multas mensuales por los pisos extras en sus edificios, pasarse estos detalles es posible.

Link: Reforma, vía Planeta Azul
Foto: Grupo Crónicas