Lifestyle

Cómo hacer cerveza artesanal en casa

En esta oportunidad, te enseñamos cómo hacer cerveza artesanal en tu casa. Necesitarás algunos materiales y paciencia.

Hacer cerveza casera puede ser muy fácil y, en esta oportunidad, te enseñamos cómo. A continuación, los materiales:

  1. Agua
  2. Cebada
  3. Lúpulo
  4. Levadura
  5. Olla grande
  6. Heladera de camping
  7. Licuadora
  8. Termómetro
  9. Densímetro
  10. Un recipiente con tapa
  11. Un globo
  12. Un largo caño de cobre
  13. 2 metros de manguera

Cómo preparar cerveza artesanal:

Maltear la cebada en una olla grande, germinando mínimamente los granos en agua después de molerlos. Logrado eso, se mezcla la cebada (ahora sí, malteada) con agua caliente, formando una papilla que debe mantenerse en el fuego por dos horas, a 65°C. Una vez retirada el agua, queda el mosto, un líquido denso y dulce.

El mosto debe hervirse a borbotones durante una hora y media. Mientras tanto, se le va agregando, por partes, el lúpulo, ingrediente que aromatiza y da el amargor deseado a la cerveza. De este proceso también resulta la esterilización del producto, que evita que el líquido se llene de bacterias e indeseables, pero no de residuos. Por eso, finalizado el hervor, debe revolverse con fuerza para facilitar que esos residuos vayan a parar al fondo de la olla. Y allí se quedarán: nuestra cerveza será transparente o no será nada.

De aquí en adelante, no hay que olvidar algo primordial: el líquido debe ser tratado sólo con elementos y recipientes desinfectados: no dejará buen sabor el encuentro con bacterias non gratas. Por eso, y como hay que enfriarlo sí o sí (rápido, además, que el producto debe ir de los 100 a los 20°C en el menor tiempo posible), usaremos el método de serpentina, que consiste en pasar la cerveza por el interior de un caño de cobre enrollado, enfriado con hielo. Luego se incorpora la levadura, que debe estar hidratada desde el día anterior.

La mezcla de mosto, lúpulo y levadura va a un recipiente para la fermentación. Esta última convierte los azúcares del mosto en alcohol y gas. El recipiente se tapa con un globo pinchado. Así sale aire, pero no entra.

Al líquido le bastará una semana en un lugar fresco y oscuro para bajar su densidad y, una vez destapado, alumbrar la vista con su color verde y espumoso. Luego será pasado a otro fermentador (o al mismo, lavado y desinfectado como corresponde), que deberá ir al frío por otra semana.

Al cabo de esos siete días, nuestra cerveza estará lista para su embotellado. Completará su maduración una vez encerrada en los queridos recipientes color ámbar. Le alcanza con 15 días de reposo en la heladera para lograrlo. Pero ya que esperaste tanto, espera 30 días más: nos lo vas a agradecer.

Fuente: conexionbrando

Tags

Lo Último


Te recomendamos