Contaminación de cianuro en márgenes de Río Yaqui

En la sierra de Sonora, se registra un accidente que puede generar un desastre ambiental; se han encontrado aves, peces y serpientes muertas.

El Río Yaqui ha sido víctima de contaminación por cianuro de sodio, después de que volcara la pipa que transportaba esta sustancia tóxica a la mina de oro Mulatos. Después de una reunión de evaluación, el Comité de Operaciones de Emergencias ha ordenado la evacuación de los márgenes del río, en el tramo que abarca desde el Puente de Tónichi hasta la comunidad El Porvenir.

El accidente ocurrió el pasado jueves, con una evidente falta de seguimiento y control de daños. En el primer reporte oficial, realizado por la Unidad Estatal de Protección Civil (UEPC), se descartó el derrame. Fue hasta ayer lunes por la mañana, cuatro días después del evento, que se confirmó el derrame de 3 mil litros del químico; mismo que en la minería sirve para purificar el oro.

Al parecer las autoridades tomaron acción al encontrar peces, aves y serpientes muertas en la zona; lo que consideraron el primer indicio de contaminación. Algo que se pudo atender desde el jueves, con el primer reporte, antes de cruzar el fin de semana.

La empresa transportista Posabro S.A. de C.V. queda a cargo de retirar el material y dar tratamiento a la zona afectada. Mientras tanto los habitantes de dicha área han sido evacuados. Entre las recomendaciones está consumir sólo agua embotellada, evitar agua de río o pozos, hasta que las autoridades indiquen lo contrario. Mientras tanto se trata de evitar — ahora sí — una catástrofe ambiental.

Este es un gran ejemplo de los peligros en la minería. Aunque se trata de un accidente indirecto, se encuentra vinculado con las actividades de las minas de oro. El accidente bien pudo haber sido ahí, exponiendo la vida de los trabajadores y, por supuesto, al medio ambiente que la rodea.

El cianuro de sodio se absorbe por la piel. Su exposición prolongada provoca dolor de cabeza, irritación de garganta, mareos, taquicardia, pérdida de conocimiento y la muerte. Daña al sistema nervioso y afecta a la sangre — disminuye el volumen de glóbulos y puede provocar hemorragias.

Ahora, ¿somos capaces de contener la contaminación y revertir el daño causado? Sólo el tiempo y las evaluaciones correspondientes lo dirán.

Link: Excelsior
Foto: Tomas Castelazo (Wikimedia) / (cc) by-sa