A los bebés lemur les va mejor si van al jardín infantil

Para los lémures, poner a las crías en un tipo de kindergarten no sólo es beneficioso, sino que proporciona suficiente tiempo a las madres para buscar alimento.

Una investigación de la Universidad de Yale encontró que los lémures ponen a los bebés en espacios comunes y las madres comparten sus responsabilidades, lo que lleva a un mayor éxito de la población y las crías tienen mayores probabilidades de sobrevivir.

El lemur de collar blanco y negro (Varecia variegata) es un primate endémico de Madagascar, alcanza una longitud de entre 50 a 60 centímetros y pesa entre 3,5 y 4,5 kilogramos. Su llamada es la segunda más ruidosa de cualquier primate, por detrás del mono aullador. Debido a la deforestación que afecta a la isla de Madagascar, esta es la especie de primate más amenazada de todo el planeta, según un informe de 2012. Por esto, estudiar sus estrategias de sobrevivencia es primordial.

Los lémures de collar blanco y negro utilizan un sistema poco común para los primates no humanos, pero que les proporciona un par de ventajas clave, al separar las tareas entre los individuos que cuidan de las crías y aquellos que salen en busca de alimento. Las hembras comparten su nidos con  todos los bebés, ya sean familiares o no, aunque no todas eligen vivir en comunidad.

Para una de las autoras del estudio, publicado en Behavioral Ecology and Sociobiology, “las madres que cooperan tienen mas tiempo para comer y cuidarse, lo que a la larga repercute en que sus crías tienen mayores posibilidad de sobrevivir”. Por ahora, los científicos planean investigar por qué algunas hembras deciden seguir un camino por separado, a pesar de las ventajas que supone la vida en comunidad.

Fuente: Adorable Lemur Babies Fare Better If They Go To Kindergarten (PopSci)