Lifestyle

Terapias naturales como parte de la lucha contra el cáncer

Pedro Ruminot, comediante chileno, combinó la medicina tradicional con la risa y logró recuperarse del cáncer.

Hay una palabra a la que todos tememos, de la cual todos podemos ser víctimas, sin distinguir procedencia o edad, ni siquiera clase social. Una palabra que llega, te golpea, y se queda contigo, tu familia, tus amigos. Esa palabra es cáncer.

Cuando el médico dice que tienes cáncer, inmediatamente piensas en la quimioterapia, en que quedarás calvo, en los dolores, malestares, en todo lo que quisiste hacer y no te diste el tiempo, en las personas que te rodean, en la muerte. Tienes dos caminos: dejarte llevar por la tristeza y perder el ánimo, o sobreponerte a la noticia y luchar a toda costa por tus sueños, por tu vida, por todo.

Deberás hacer el tratamiento de la quimioterapia, porque es lo que los doctores dicen que te hará mejor. Pero en cada sesión te sientes más débil, frágil, ves como el cabello se te cae, como no puedes aguantar las ganas de vomitar, la mascarilla que no te puedes sacar porque puedes enfermarte de cualquier otra cosa. A veces, incluso, piensas que la muerte es mejor. Pero no debes rendirte. Ésta es tu lucha.

Entonces escuchas por ahí que alguien habla de tratamientos alternativos, flores de Bach para evitar los mareos, una dieta basada en aceite de linaza, complementado con fruta fresca y vegetales en base nutrición orgánica, tratamientos de luz, tratamientos de oxígeno. También oyes que la risa es medicina, y te das cuenta de que todas estas terapias apuntan a limpiar el cuerpo, estimular sus defensas naturales y su capacidad para destruir tumores. 

Un comediante chileno, Pedro Ruminot, luchó contra un cáncer extremadamente raro. Usó todo tipo de quimioterapias, y también usó terapia alternativa. Ruminot atribuye su recuperación al sentido del humor con que se lo tomó todo. Lo ves hoy, sano por completo, y te dices “si él pudo, ¿por qué yo no?”.

Al final, esta lucha la ganas si la sabes pelear. Debes confiar en tu cuerpo, darle ánimos, pensar positivo y usar la medicina que te propongan, tanto la convencional como la alternativa. Entrega y recibe mucho amor, mucha alegría, muchas risas y momentos gratos. Ve y vive tus sueños, porque cada día es un regalo que Dios te da y debes aprovechar. Porque tú has nacido para ser feliz.

Fuente: Welcome to Healing Cancer Naturally!

Nota del editor: En ningún momento, la intención de esta nota es desacreditar a la medicina tradicional, ampliamente sustentada por estudios e investigaciones; ni presentar una apología de las técnicas naturistas como única alternativa de curación. El mensaje central es mostrar que existen opciones que pueden ser utilizadas como complementos o paliativos (como en el citado caso de Pedro Ruminot); y sobre todo, dar ánimos a todos aquellos que padecen este mal a no rendirse ni desistir.

Tags

Lo Último


Te recomendamos