Cómo cuidar a tu gata en su época de celo

Agosto es el mes de los gatos, y más de alguno se volverá loco con la actitud de algunos felinos enamorados.

Agosto es el mes de los gatos, y la razón es muy sencilla. Las gatas presentan un tipo de ciclo llamado “poliéstrico estacional”, lo que quiere decir que sus celos se presentan en una determinada época del año relacionado íntimamente con el grado de luz de la temporada, siendo Agosto, el mes donde aumentan las horas luz. Por lo mismo, es en Agosto cuando empiezan los primeros celos, los que se prolongarán durante toda la estación de primavera. Como dato, las gatas de casa o departamento, son más proclives a presentar periodos de fertilidad más extensos debido a la luz artificial.

Es por eso que no debes alarmarte si tu gata se comporta de forma diferente, ya que está dispuesta a presevar la especie, por lo que estará más inquieta, querrá salir de casa a toda costa, se tirará al suelo, maullará más de lo normal, intentará llamar la atención y estará mucho más sensibles a las caricias y las muestras de afecto.

Es por eso que en los meses de luz y primavera, debes cuidar a tu gato o gatita si no quieres que se enamoren y tengan crías. La mejor manera es la esterilización o castración dependiendo del caso. Los especialistas afirman que no existen efectos secundarios de gravedad cuando se practican estas intervenciones, quizás salgan menos y engorden un poco, pero es muy recomendable si tenemos gatos dentro de viviendas en grandes ciudades, aunque es aconsejable que la gata tenga una primera camada antes de ser sometida a la operación, para disminuir las pasibilidades de generar enfermedades al útero.

gatosagosto.jpg

Además, la castración será beneficiosa para el gato macho, ya que no tendrá que pelear por el territorio de su hembra con otros gatos, y evitará enfermedades como la leucemia felina o el síndrome de inmunodeficiencia felina, por medio de la saliva o por mordeduras en peleas con otros animales de su especie.

Otras formas de tranquilizar a las gatas en celo es acariciarla y jugar con ella más de lo acostumbrado, una entretenida sesión de juegos con su dueño le hará olvidar por un rato su incómoda situación.

Para evitar que el enamorado gato olfatee a tu pura y virginal gatita, debes procurar cerrar las ventanas, principalmente las de las habitaciones donde más tiempo pase el animal a lo largo del día. Y no las dejes salir, y mucho ojo con eso, porque las gatas usarán todo su encanto y habilidad para distraerte y salir a conocer pretendientes.

Ahora bien, si estás dispuesto a tener una camada de tiernos y pequeños felinos, búscales buenos dueños, y no los abandones cuando crezcan, porque estarás aumentando el círculo de abandono y sobrepoblación.