MX: Dilemas con el reciclaje en Tijuana

Municipio planea cambiar de concesión, lo que afectaría a 4 mil familias de pepenadores

Parece ser que los pepenadores del área de Tijuana y el Rosario, esto es, la gente que se dedica a clasificar la basura que llega a los tiraderos municipales se manifestaron durante dos horas debido a que se plantea convertir los tiraderos en centros de reciclaje. Y no creo que tengan nada en contra de reciclar per se, sino por la manera en que esta decisión Municipal los va a afectar.

Resulta que el Ayuntamiento pretende otorgar en concesión los centros de transferencia que antes solía manejar y donde se pasa la basura de los camiones recolectores a cajas de trailer para luego ser llevados al relleno sanitario de la empresa GEN, ya que esto significa que en los centros de transferencia se realice el reciclaje.

“Bustamante no cumple”, “Son muchas familias que quieres dejar sin trabajo”, “La basura es del pepenador” o “No queremos que GEN controle el reciclaje” “Queremos trabajar” fueron algunas de las cartulinas sostenidas por los protestantes conformados por hombres, mujeres, niños y personas de la tercera edad.

Manuel Rodríguez García, presidente de los pepenadores en Tijuana y Rosarito, dijo que no les interesa trabajar para GEN reciclando basura por un sueldo y un horario, como se les ofrece, eso significa que no a todos les van a dejar pepenar, además GEN sólo tiene la concesión del transporte de basura pero del reciclaje.

“No queremos trabajar con ellos, queremos trabajar libres como siempre ha sido… Estamos en la raya y no nos vamos a dejar” aseguró pues la medida afecta a más de 4 mil familias que viven de reciclar basura en el relleno sanitario. “No podemos tener la utilidad de un nuevo, a nosotros ya no nos van a contratar, muchas famillas dependen de nosotros” dijo Rodolfo, que lleva 23 años trabajando en el relleno sanitario.

Alguna vez me lo dijo mi papá, pero no le creí mucho, que en eso de los basureros hay muchísimo dinero. Tijuana no es una ciudad muy grande, y sin embargo hay cuatro mil familias que se sostienen de “pepenar”, o sea, clasificar basura y también de encontrar cosas en ella. ¿Cuántas cosas no se irán a la basura por error?

Dicen por ahí que la basura de un hombre es el tesoro de otro, y en este caso parece tener razón. ¿Qué tanto ganarán estas familias como para no quererse involucrar en un “trabajo formal” y las ventajas que este ofrece? Por ahora estaremos pendientes, a ver en que desenlaza esta historia.

Fuente: Protestan pepenadores en palacio, (Frontera)