Consejos para un pavo perfecto

Si elegiste cocinar un pavo para la cena de fin de año, aquí te dejamos unos prácticos datos para obtener un pavo perfecto.

En estas fiestas de fin de año, muchas personas eligen  preparar un pavo porque además de su rica y versátil carne, es un símbolo de abundancia en la mesa familiar. Si el protagonista de tu cena será el pavo, sigue estos consejos para que te quede tierno y jugoso.

1. Asegúrate que el pavo esté completamente descongelado antes de meterlo al horno. Luego de limpiar todas sus menudencias, enjuágalo con agua fría y sécalo por dentro y por fuera con toalla de papel.

2. Cocina el relleno aparte en una olla untada con mantequilla, anda rociándolo con los jugos del pavo y déjalo cubierto con papel aluminio. Esto para evitar el posible contacto con bacterias de la carne cruda.

3. Lo ideal es hornear el pavo, según su tamaño, entre 3 a 6 horas  a 200 C°. Así conseguirás una cocción uniforme, que la piel quede crocante y la carne tierna. Mira esta tabla con los tiempos de cocción según el peso del pavo.

4. Después de que el pavo haya estado una hora en el horno, rocíalo con su propio jugo para que se mantenga húmedo. Esto también ayuda a lograr un color más bonito y pareja.

5. Una buena idea es utilizar un termómetro para carnes para medir la temperatura del pavo, este estará listo cuando alcance los 73ºC. Mide la temperatura en la pechuga.

6. Una buena idea es cubrir el pavo con mantequilla, sal y finas hierbas, para que quede más sabroso.

7. Si coses el pavo, la piel quedará floja y húmeda, lo que puede cambiar el sabor.

8. Una vez que termina la cocción del pavo. Déjalo reposar con el horno apagado por aproximadamente 20 minutos, para que conserve la humedad dentro de la carne. Al sacarlo cúbrelo en papel aluminio y que descanse antes de cortarlo.

 

Fuente: “Siete tips para que el pavo te salga perfecto” (El Comercio)