Día de Navidad, ¿comer en en casa o en un restaurante?

Consejos para lograr que el día 25 sea un mejor día que otros años. Menos comida, mejor compañia, mejores hábitos. Lo podremos lograr este año.

El día de Navidad es un día extraño si nos ponemos desde un punto de vista gastronómico. No solo ya llevamos comiendo dulces, chocolates, productos calóricos muchos días si no que el día antes, en Nochebuena, hemos cenado una auténtica barbaridad de comida con sus aperitivos, entrantes, principales, postres, dulces navideños, etc.

También, por supuesto, está todo lo que hemos bebido que seguramente no ha sido poco a pesar de las propuestas de controlarnos y esas cosas. Así que nos encontramos con que el día 25 de diciembre, día de Navidad, estamos muy bajos de ánimos y de fuerzas. Lo que viene a ser lo que llamamos como tener resaca.

Pero claro, vuelve a ser un día de celebración en familia y un motivo más para los anfitriones de dolor de cabeza y de no parar. ¿Qué hacemos? ¿Comemos en casa o en un restaurante?

Celebrar Navidad en casa

aperitivosnavidad4660x550-1.jpg

Si hemos decidido que volvemos a celebrar la Navidad en casa lo mejor es pasar el testigo y que la celebre otro anfitrión, tal vez los consejos que dimos sobre cómo organizar la comida de Navidad les venga bien. Si ni con esas hemos conseguido convencer a nadie deberíamos optar por otro tipo de milagros. Como por ejemplo:

Lograr que todos sean puntuales. E incluso que algunos lleguen antes para ayudar a recoger la casa de la cena del día antes y que te ayuden a preparar de nuevo toda la decoración, la mesa e incluso ayudar a cocinar.

La comida de Navidad debería ser más ligera. Cierto es que la mayoría solemos repetir la cena, o al menos aprovechar las sobras de algún modo. Pero yo optaría por hacer una comida más espartana. Algún apertivo muy ligero o incluso dejarlo en un par de raciones de jamón y poco más. Y después un solo principal con una ensalada para acompañar. De postre dejemos un helado o sorbete que suelen sentar mejor.

No servir comida que necesite pan sería otra de las opciones a tener en cuenta, en especial por lo que llena, así que pasaremos de untar el foie, servir salsas, cremas, y otros “untables”.

En general se trata de medir nuestro comportamiento, ser amables, educados, colaborar con el anfitrión y en especial medir lo que comemos y bebemos. Dos días seguidos son muchos y al día siguiente, por lo general, hay que volver al trabajo.

Celebrar la Navidad en un restaurante

restaurantesandc3b3byarzakinstructions660x440.jpg

Reconozco que en mi caso los 25 de diciembre son muy poco “gourmet”, de hecho tenemos una tradición que es la de ir a comer a un restaurante Chino. De hecho no debemos ser los únicos ya que creo que es el día en el que los restaurantes chinos están llenos de gente. Vamos, el mejor día del año para estos restaurantes.

Pero claro, con este consejo no cumplo casi ningún precepto anterior: ni son comidas muy sanas (a no ser que comas ensalada), ni medimos la cantidad de comida, ni de bebida, ni nada de nada.

Si hemos optado por esta solución podemos intentar organizar algo mejor con tiempo, buscar un buen restaurante que habrá ese día. No estoy diciendo que sea caro con lo de buen, si no un restaurante que ofrezca un buen servicio y una buena comida, sin ofrecer grandes y largos menús.

Así que ya lo sabes, si optamos por quedarnos en casa intentemos hacer la velada lo más sencilla posible. Si salimos a un restaurante midamos el bolsillo y lo que comemos. Al día siguiente toca trabajar.