Regalos comestibles: Sal con especias

Aprende cómo hacer sales especiadas, una buena opción de un rico regalo gourmet para esta navidad. Especial para los que les gusta cocinar.

Para esta navidad una buena idea es hacer un regalo gourmet con tus propias manos. Por eso haremos una serie de post con buenas ideas de regalos comestibles o para cocinar. Esta vez empezaremos con las sales especiadas, una tendencia de este momento y, si lo pensamos, algo muy práctico para añadir un toque de sazón entretenida a nuestras preparaciones.

Lo bueno de estas sales es que puedes jugar con tu imaginación para ir combinando los sabores de hierbas, especias e incluso otros ingredientes. Otra ventaja de estas sales es su versatilidad, se pueden usar para aderezar todo tipo de platos, desde ensaladas, carnes hasta chocolates. Aquí te decimos los tips básicos de cómo prepararlas.

La medida básica que hay que tener en mente es 1 cucharadita de especias por 1/4 taza de sal. Esta proporción hace que se sientan y potencien los sabores. Ahora para comenzar necesitas obviamente sal (ojalá en escamas o cristales, ya que aporta más textura). Puede ser sal de mar o Flor de Sal, y si sólo tienes sal de mesa, puedes aumentar la cantidad de especias.

salguindilla.jpg

Los ingredientes que utilices para darle el aroma y sabor a tu sal pueden ser de todo tipo, lo único es que deben estar secos para evitar que se formen pequeños grumos en la mezcla. Puedes usar todo tipo de hierbas, especias, pimientas o ajíes, cáscaras de cítricos como naranja o limón, flores comestibles, hojas de té, hongos secos o frutas y vegetales deshidratados, como cebolla, tomate o ajo. Las hierbas frescas pueden ser secadas en el horno (a fuego bajo entre 70º a 100º) o si no al aire libre o en el microondas. Los frutos cítricos como el limón se pueden rallar o cortar en tiritas, antes de secarlos en el horno.

Una vez que tengas decididos los ingredientes, y estos estén secos y de un tamaño pequeño (cortados, rallados o picados) los combinas (en proporción de 1 cucharadita de especies y 1/4 taza de sal) en un mortero, en un molinillo o una procesadora de alimentos. Lo importante es mezclar, sin pulverizar los ingredientes. Prueba el resultado y pon más sazón si sientes que es necesario.

Guárdalo en un frasco hermético y deja reporsar la mezcla al menos un día antes de usarla. La intensidad de los sabores irá disminuyendo, peor puede durar al menos por un año.

Te dejamos algunas buenas combinaciones para que te inspires:

  • Ají rojo + Lima+ Paprika ahumada
  • Zeste de limón y de naranja + Romero
  • Lavanda
  • Azafrán + Hinojo
  • Vainilla + Canela molida

 

Fuente: “How to make flavored salts” (The Kitchn)