La importancia del ascendente en el horóscopo: así influye en cada signo

Te queremos mostrar cómo influye en la personalidad cada ascendente, que puede llegar a indicar la sicología que posee la persona.

12 signos zodiacales y 12 casas configuran una carta astrológica, en la que el ascendente es tan importante como el lugar donde se encuentre el Sol, planeta por excelencia en Astrología.

Se llama ascendente al punto por donde aparece el horizonte terrestre a la hora de nacer el individuo, por lo que, tras el signo solar, es el que más importancia confiere en una carta natal y dota al individuo de determinadas características impuestas por el signo en el que se halle.

El punto opuesto del ascendente se le denomina descendente y, si el primero marca la personalidad del individuo, en su punto contrario determina las relaciones con los demás. El ascendente se encuentra en la casa I de las doce casas que componen la carta astrológica que se ocupa de la personalidad del individuo, cómo se comporta psicológicamente, cómo reacciona en la vida diaria y cuál es su comportamiento con los demás.

Para conocer cuál es el ascendente de cada uno se ha de saber la hora exacta del nacimiento, además de la latitud y longitud del país o lugar donde tuvo lugar el hecho. Sin estos datos exactos es imposible trazar el ascendente, y en consecuencia, conocer uno de los aspectos más importantes del individuo.

DESCUBRE MÁS

 

Sin embargo, te queremos mostrar como influye en la personalidad cada ascendente, que puede llegar a indicar la sicología que posee el individuo.

Ascendente en Aries. La persona que nace con el ascendente en el signo de Aries se mostrará frente al mundo de manera directa y enérgica. En su medio laboral, con sus amigos y en familia, necesitará sentirse emprendedor y que los demás aceptan sus ideas. Su capacidad creativa es arrolladora y no le gusta esperar a que las cosas sucedan, él querrá imponerlas y ser el primero. En el caso contrario tendrá estallidos de cólera y comportamientos autodestructivos.

Ascendente en Tauro. Su forma de afrontar la vida es con calma, puesto que todo lo necesita planificar y, así, su trabajo será lento pero constante. De esta forma podrá conseguir dinero, aunque no satisfacciones laborales. Amante de los placeres terrenales, trata de conseguir aquello que desea con tesón y paciencia.

Ascendente en Géminis. Curioso por naturaleza, tiene sobre todo dos cualidades que son la versatilidad y la adaptabilidad. Buen comunicador, sin embargo, el ansia por conocer varias materias a la vez le impiden tener un conocimiento profundo de nada. Veréis en ellos dos personalidades diferentes y, muchas veces, a ojos de los demás, enfrentadas.

Ascendente en Cáncer. La persona que nace bajo este ascendente mostrará una gran sensibilidad que, a veces, puede perjudicarle porque se puede convertir en falta de seguridad si no encuentra en su medio laboral o vital el afecto que le es necesario para desarrollar sus aptitudes. En el caso de no encontrarlo se mostrará excesivamente vulnerable y se esconderá detrás de su caparazón.

Ascendente en Leo: Es un signo de fuero y si este es tu ascendente, eres vivaz, espontáneo y optimista. También un poco orgulloso. Aparentemente no te falta confianza en ti mismo y en tu propia visión del futuro y sientes la necesidad de expresar y manifestar tu energía en el mundo. Tienes carácter generoso y eres amable con los demás, aunque sin duda, aprecias ser conocido por ello.

Ascendente en Virgo. Analítico, habilidoso y eficiente. Es capaz de desarrollar un gran esfuerzo por llevar a cabo tareas que para los demás son demasiado minuciosas. No le gusta la especulación sino los logros palpables. Por ello, a veces se le puede ver rígido y tenso u obsesionado con el orden y la exactitud. Carece de fluidez y espontaneidad, y es despistado.

Ascendente en Libra. Diplomático, cauto y demasiado pendiente de las opiniones de los demás. Fuertemente atraído por la armonía, el arte o la filosofía, puede resultar excesivamente idealista y, por lo tanto, desilusionado con el mundo que le rodea. Posee juicio reflexivo y es comprensivo con los demás. Antes de emprender cualquier empresa lo pensará más de una vez, por lo que puede resultar indeciso.

Ascendente en Escorpio. El misterio rodea a la persona con este ascendente. Su mirada escrutadora y penetrante evidencian el interés que tiene innato por descubrir lo que hay detrás de la fachada de las personas, sus secretos ocultos. En el trabajo le gustará aquellas tareas en las que haya que investigar, tanto en el ser humano, como psicólogo, o en hechos externos, como investigador. Su gran energía, si no es debidamente canalizada, puede convertirse en estallidos de violencia.

Ascendente en Sagitario. Idealista como Libra, pero al contrario que éste, el Sagitario no se deprime en el caso de que no pueda llevar a cabo sus ideales. La vida para el nacido bajo este ascendente es un largo viaje, en el cual cuando se llega a un sitio se busca otro a continuación. No en vano es un gran viajero, que disfrutará de conocer lugares, culturas y paisajes diferentes.

Ascendente en Capricornio: Serio y estricto con los demás y consigo mismo. Su tenacidad en el trabajo y en la vida están guiadas por el sentimiento y convicción profundos de que tiene que triunfar, sobre todo para demostrar a los demás y demostrarse a sí mismo que puede superar sus propias limitaciones. Además posee un especial olfato para conocer dónde se encuentran las oportunidades y sabrá elegir a las personas adecuadas para conseguirlo. En el caso de que no consiga llegar hasta la meta que se ha propuesto puede caer en una profunda depresión.

Ascendente en Acuario: Independiente y amante de la libertad, sin embargo, necesita de los demás para vivir. Idealista y objetivo luchará por conseguir allí donde se encuentre ideales tales como solidaridad, igualdad y fraternidad. Ellos buscan ese tipo de trabajo en el que puedan desarrollar su energía en este aspecto y si no lo logran se transformarán en seres independientes, demasiado, y aislados o enfrentados con la sociedad.

 Ascendente en Piscis Aquellos que posean este ascendente parecen nadar siempre entre varias aguas y encontrarse en un mundo aparte. Vulnerables al influjo de los demás, se pueden convertir en marionetas en sus manos o, por el contrario, si encuentran aquella persona adecuada, poder expresar todo el caudal espiritual y fuerza creadora que poseen.

Fuente: EFE