Sembrar en los tejados de las favelas: Una excelente y sana idea para combatir la pobreza

La iniciativa nació de pobladores y también ha habido apoyo de algunas ONGs, como el Cebds, que enseño a 16 habitantes de favelas, las mejores técnicas para sembrar.

Los cultivos urbanos sin duda son una de las mejores cartas para enfrentar la pobreza. Los alimentos son cada vez más caros especialmente los orgánicos o vegetales. Con una huerta en casa además de ahorrar dinero se tiene la seguridad de que se consumen alimentos frescos y libres de pesticidas tóxicos, una muy buena alternativa en las regiones más pobres, donde los niños, especialmente, necesitan de una buena alimentación para crecer sanos.

Las favelas son muy conocidas en todo el mundo por ser una de las caras más evidentes de la desigualdad social en Latino América. Sin embargo, lo que ocurre dentro de las favelas es un misterio incluso para los brasileros que no pertenecen a estos barrios encaramados en los cerros. Existe el prejuicio que dentro de las favelas hay solo drogadicción tráfico y delincuencia, pero lo cierto es que también viven familias comunes y corrientes que a falta de oportunidades no pierden su tiempo y han tenido la excelente idea de cultivar sus tejados con todo tipo de alimentos orgánicos.

Sembrar en los tejados y balcones en las  favelas de Río de Janeiro, es una actividad que poco a poco toma más fuerza. Esta iniciativa nació de los mismos pobladores, aunque también ha habido apoyo de algunas ONGs, como el Consejo Empresarial Brasileño para el Desarrollo Sostenible (Cebds), que durante medio año enseño a 16 habitantes de la favela Babilonia, ubicada en el barrio turístico de Leme, las mejores técnicas para sembrar en los tejados.

Estos huertos de tejado, además de ser un gran aporte para las comidas de estas familias pueden ser un excelente ingreso extra o incluso el único ingreso para aquellas mujeres que viven solas.

“Ahora tenemos una herramienta que nos da la oportunidad de emprender un negocio, cuidar nuestra dieta y enseñar al resto de la comunidad”, señaló conforme Luiz Alberto de Jesús, quien a sus 52 años aprendió el arte de cultivar.

Quienes ya tienen sus tejados plantados, esperan que el resto de las familias puedan hacer lo mismo, así pueden enseñar a sus hijos y sacarlos un poco de los malos ejemplos que se ven en las calles de las favelas. Además las casas se verían hermosas con los tejados verdes y de colores.

En Río  existe desde el 2008 una campaña del gobierno llamada “pacificación”, que consiste en explulsar por la fuerza a las bandas de traficantes y delincuentes. Quiza en vez de invertir en armas y fomentar la violencia, debieran planificar más iniciativas como esta y enseñar a los marginados a salir de su condición. Aunque, claro a veces es más fácil apuntar con un fusil que educar.

Fuente: Alimentos orgánicos brotan en los tejados de una favela de Río de Janeiro (Finanzas.com)